¡Eeeehhh, puutooo!


El verdadero peligro de las acciones rutinarias es que, lo que empezó con un motivo en específico: insultar al prójimo, termina, con el paso del tiempo, siendo un sinsentido.

Así defino el grito de <<eeeeh, puto>> que aparece en casi todos los estadios donde juegan equipos mexicanos de futbol, o en su defecto, su representativo nacional, cuando un portero despeja un saque de meta.

Esta acción se remonta a las pasadas eliminatorias para el mundial de Brasil, en el cual el cuadro nacional se calificó de forma milagrosa y en la última instancia.

Ya en suelo carioca, el “simpático” grito llamó la atención de fanáticos, medios de comunicación, y de la misma FIFA que, en un principio, desestimó las alegaciones de que la porra era ofensiva por cuestiones lingüísticas.

Este texto no tiene la intención de castigar a unos o rescatar a otros de la quemazón. Lo que es cierto es que el organismo que rige al balompié nacional tomó cartas en el asunto hasta que recibió una multa por 20 mil dólares. En un acto de iluminación repentina, la FIFA castigó a la Federación Mexicana del Futbol por no hacer nada por evitar este cántico durante el partido que enfrentó al tri contra al Salvador, lo que es cierto es que nadie hizo nada por detenerlo ni en este ni en cualquier otro partido.

Sinónimo o no de homosexualidad, la discusión continuó en nuestro país se enfrentaban los que consideraban como una muestra de folclor o rasgo identitario de los fanáticos de futbol y los que lo consideraban como un rasgo fragante de discriminación.

Sobre este tema, vale la pena destacar que pocos deportistas profesionales han aceptado ser gays. Al igual que en el ejército, sigue siendo un tema tabú. En una actividad tan lucrativa como el futbol, misma que ha sido utilizada en los recientes tiempos como ejemplo de una práctica donde destacan valores universales como la tolerancia, el integrísimo y el pacifismo, este tipo de conductas va en contra de la imagen que quisiera proyectar la FIFA como una institución, además de ir en contra de sus políticas de responsabilidad social.

grito_puto

El futbol no se escapa de la eterna pelea del ser y el deber ser. Por ello la FIFA reviró su postura ante este caso. Así refuerza su lucha contra la discriminación ante la exposición de mensajes homofóbicos, racistas o de cualquier tipo. Sin embargo, quedan algunos pendientes por resolver como la designación de mundiales a países que muestran una abierta y clara inadversión hacia cualquier tipo de población. Este es el caso de Rusia y Qatar ante los homosexuales; aunque, claro, esta decisión afectaría directamente a sus arcas monetarias. Lo que nos nos remite nuevamente al dilema ético del ser y deber ser.

Mientas unos reaccionan tarde ante las ofensas, otros se ocupan hasta que les llegan a la billetera, y cuando el público no contesta correctamente ante el llamado de los futbolistas todos demuestran una desconexión emocional y un compromiso nulo por las causas ajenas o propias. Esperemos, por el bien de todos, que los seguidores del futbol piensen por sí mismos y dejen de hacerlo.

Hablamos de una expresión que no denota mas que estupidez, ya que su efectividad es nula. Podría justificarlo si este habría provocado que algún portero haya despejado de mala forma o haya servido para que ocurriese un autogol, pero no. Nada sucede después de que la borregada grita <<eehh…, puuutooo>>.

Blatter_sudafricanos_han_hecho_posible

Anuncios

Periodismo, detonante de la excelencia humana


“Proceder a ese acto abominable y voluptuoso que se llama leer el periódico, gracias a la cual todas las desgracias y cataclismos del universo en las últimas veinticuatro horas, las batallas que han costeado la vida a cincuenta mil hombres, los crímenes, las huelgas, las bancarrotas, los incendios, los envenenamientos, los suicidios, los divorcios, las crueles emociones del hombre de Estado y del actor, transmutados en nosotros que no estamos interesados en ellos, y para nuestro uso personal, en un festín matinal, se asocia maravillosamente, de forma particularmente excitante y tónica, a la ingestión recomendada de algunos sorbos de café con leche,”- Marcel Proust.


 “La gente es lo que come. Y la sociedad es la información que consume”, sentenció el consultor ético de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, Javier Darío Restrepo, en una conferencia acerca de la ética periodista en el Auditorio “Alejandro Avilés” de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, el pasado martes 20 de marzo.

Esta aseveración caló profundo, y me hizo pensar en la calidad de la información publicada por los medios de comunicación en el país.
Inmediatamente sentí vergüenza por la programación expuesta por las televisoras privadas de transmisión abierta de alcance nacional; aunque, desde la perspectiva de Restrepo, el círculo de desinformación comienza en la prensa escrita de bajo costo debido a la alta carga sensorial o “amarillista” que caracterizan a estos medios.

“El consumo de información amarillista evita la transformación del ser, manteniendo a nuestra sociedad despierta, pasiva y, fundamentalmente ignorante”, señaló Restrepo durante la ponencia. Todo lo anterior es cierto, pero no se puede ignorar la libertad de los ciudadanos para consumir el tipo de información que consideren adecuada o que satisfacen sus intereses particulares.

La problemática de la información no radica en su calidad, sino en la discriminación hacía al sector más bajo de la población, al que se le considera incompetente de asimilar información política o económica, y se le muestra únicamente información que altere a los sentidos.

Para revertir este mal es necesario que el gremio periodístico evolucioné su trabajo, sirviendo únicamente al interés público, y no a la oligarquía que controla los medios de comunicación.
Esta evolución debe sublevar a la sociedad a que se interese en lo que acontecido en la esfera pública.
“La información debe inspirar e instar a la participación pública”, sentenció el periodista de origen colombiano ganador del premio latinoamericano a la ética periodística otorgado por el Centro Latinoamericano de Periodismo (CELAP).

Lo antes mencionado no sucede en la prensa mexicana, por lo que se diluye la posibilidad de elegir un periodismo de calidad y uno amarillista.
Será imposible romper el círculo de desinformación hasta que la labor del periodista no se enfoque en los consumidores.
José Darío Restrepo indicó que: “es indispensable actuar en equipo: no hay competencia ni exclusividad en el periodismo, hay trabajo para la sociedad, y el único amo de los periodistas es su lector”.

La peligrosidad del asunto es que, el consumo de información se vuelve homogéneo; lo que limita al pensamiento crítico, nublando nuestra percepción de la realidad.
Es por esto que somos indiferentes ante las guerras, la violencia, la injusticia, y la pobreza.
El consumo de información amarillista es una de las causas que mantiene a esta sociedad inactiva e ignorante.
Restrepo señaló que la responsabilidad de los periodistas es ofrecer un trabajo relacionado estrictamente con la verdad, y debe prevenir a la sociedad de los abusos del poder: “Sino lo hace el periodista, nadie lo hace”.
Si la sociedad no despierta del letargo, si no analiza la información que recibe diariamente de los medios de comunicación, le será imposible distinguir un material cualitativo de uno amarillista.

Hasta que no tengamos un periodismo social, no se puede recriminar al consumidor amarillista; lo que es urgente es exponer a los dueños de los medios de comunicación que no tienen el interés de educar a sus consumidores, además de transformar el quehacer periodístico en una labor de excelencia para quién lo ejerce y para sus consumidores.
Con suerte, la producción y consumo de información amarillista llegará únicamente a un grupo selecto y mínimo que necesita  satisfacer un impulso sensorial.

Perfil Josefina Vázquez Mota


“La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados.”- Groucho Marx.
Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas (FODA) de Josefina Vázquez Mota:

Josefina Vázquez Mota es una economista, empresaria y política mexicana que está afiliada al Partido Acción Nacional (PAN). Su pareja es el empresario Sergio Ocampo Muñoz (profesional de la Informática) con quien tuvo tres hijos: María José Celia María y Monserrat. Es egresada en nivel licenciatura en Economía por la Universidad Iberoamericana. Cursó el Programa AD1 de Alta Dirección de Empresas en el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (IPADE).
También obtuvo el Diplomado en Ideas e Instituciones por parte del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).
Ha participado en el periodismo como articulista en temas económicos en “Novedades”, “El financiero”, “El Economista” y “El Universal”.
Igualmente ha sido asesora de asesora de organismos empresariales como la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco) y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Su carrera política es la siguiente: Se desempeñó como Coordinadora Ciudadana y fue titular de la Secretaría de la Mujer.
Fue postulada para la Cámara de Diputados en la LVIII Legislatura por la vía plurinominal, participó como subcoordinadora de Política Económica.
Fue designada por el ex presidente Vicente Fox Quesada como Secretaria de Desarrollo Social (primera mujer en ocupar ésta titularidad).
En el año 2006 se une a la campaña presidencial del actual presidente Felipe Calderón Hinojosa. El 24 de noviembre de 2006, Felipe Calderón -como presidente electo- la nombra Secretaria de Educación Pública. Dimite el cargo en abril del 2009 para ser candidata a la Coordinación del Grupo Parlamentario del PAN. Fue electa Diputada Federal en la LXI Legislatura y a partir del 2010 fue Presidenta de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados. En el 2010, fue premiada por su compromiso con la educación de migrantes por la Asociación Tepeyac de Nueva York. Igualmente en Estados Unidos fue ganadora del premio Mujer Montblanc 2010 por su trayectoria y dedicación en el terreno político y social. Actualmente es precandidata presidencial junto a Ernesto Cordero y Santiago Creel por parte del Partido Acción Nacional (1).

Resalta la capacidad para asociarse con los miembros máximos del partido al que está inscrita, como lo fueron los dos presidentes por parte del PAN.
Estas relaciones la han llevado a alcanzar posiciones como funcionaria pública. Otro detalle que debe tomarse en cuenta es que, varios de estos cargos no fueron finalizados puntualmente.

Fortalezas:J.V.M como Coordinadora de los Diputados Federales de Acción Nacional trabaja con un gran total de 141 diputados.
Está situación la fortalece al interior de su partido; y se le muestra como la precandidata mejor posicionada en la encuesta arrojada por el portal web “Animal Político” (2) donde cuenta con el apoyo del 47% de los afiliados del PAN hasta agosto de este año.
Varios columnistas como Germán Martínez Cázares, Periódico Reforma, 28 de Noviembre del 2011 (3) y Manuel Camacho Solís del “Universal” han mencionado que la mejor posibilidad del PAN para ganar las elecciones es la economista de la Universidad Iberoamericana.

Cito textualmente a Martínez Cázares en su columna ya mencionada: “Si el PAN quiere competir por la Presidencia de la República, Josefina Vázquez Mota debe ser su candidata. No tengo duda de su potencial electoral en campaña, tampoco de su capacidad para ser presidente de México y, mucho menos, de la identidad, vocación y compromiso panista, ampliamente demostrados”.

Los anteriores son algunos de los varios ejemplos donde se muestra en los medios de comunicación a J.V.M como la mejor opción del partido blanquiazul.

Pasando a los resultados de las encuestas sobre los presidenciables del 2012 hechas por Consulta Mitofsky, Reforma, Buendía&Laredo, BGC, y la página web eleccion2012mexico.com, encontramos a Vázquez Mota en los escaños más altos dentro de su partido.

Consulta Mitofsky la arroja en primer lugar en los dos escaños con un 49% de simpatizantes del PAN y 30% de la población en general (4) y en segundo lugar con una variante de dos puntos porcentuales si fuera la candidata del PAN  (5). Reforma la posiciona en segundo lugar con 15% de votos con los simpatizantes del PAN y un trece por ciento de la población en general quedando muy lejos de su rival interno Santiago Creel (6).

Buendía&Laredo ubica a J.V.M con 44 puntos porcentuales si se encuesta a simpatizantes de su partido, mientras que recibe 25 puntos de los simpatizantes en general (7).
Aquí nuevamente liderea las encuestas; pero se encuentra en segundo lugar en una competencia general a noviembre de 2011 con 24 puntos, el líder es el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto con 44 (8)

BGC hace una encuesta de popularidad donde se encuentra localizada en sexto lugar con 52 puntos (9). Vale la pena mencionar que es la candidata del PAN; el líder de popularidad es Peña Nieto con 65.
Otro punto a favor de J.V.M es que los rivales que lo superan en popularidad: Marcelo Ebrard, Beatriz Paredes, Juan Ramón de la Fuente y Alejandro Martí no serán candidatos presidenciales así que no debe preocuparse por superar a ellos.

Por último, la página web eleccion2012mexico.com que cuenta con 12,557 votos arroja que el candidato del PAN más votado es la misma Vázquez Mota con un 60% por ciento de los votos 7500 (10). En síntesis: 4 de las 5 empresas de encuestas posicionan a J.V.M como la mejor opción del PAN para la candidatura presidencial del PAN.

Sus estudios en materia económica la vuelven presidenciable por ser históricamente el debate más visto en televisión por parte de los mexicanos.
En otras palabras, el tema más importante en las elecciones pasadas era la economía del país, en la futura elección presidencial 2012, seguramente será la estrategia contra la delincuencia organizada.

Su puesto como secretaria de Educación Pública es una arma de doble filo: por un lado es una de las áreas más importantes del país porque en México la gran mayoría de la población se encuentra en edad de formación académica.
El lado punzocortante es que no se vieron grandes resultados durante su gestión, al igual que tampoco se redujo el poder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación que su lideresa es Elba Esther Gordillo que es el personaje político con menor popularidad, al igual que el Sindicato que es considerado uno de las mayores trabas para optimizar la educación en el país. Por todo lo anterior el papel de la educación en México es vital y en su momento fue responsabilidad de Vázquez Mota.

Pasando al uso de redes sociales la candidata presidencial maneja una cuenta de Twitter con 90 mil 645 seguidores (11), mientras que Enrique Peña Nieto cuenta con 100,714.
J.F.M es la candidata del PAN con más seguidores: Ernesto Cordero cuenta con 65 mil 657 seguidores (12 ) y Santiago Creel con 42 mil 987 (13). La capacidad de negociación en J.V.M es irrefutable sino no hubiera sido electa como Presidenta de la Junta de Coordinación Política en la Cámara de Diputados y como Coordinadora del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional.

Estos dos trabajos la vuelven una mujer conciliadora y paciente para la sana solución de conflictos políticos.
J.V.M como presidenta podría impulsar a la aprobación de distintas reformas que se han visto truncadas cuando ha habido mayoría en los Congresos por parte del Partido Revolucionario Institucional.

Vázquez Mota ha participado en distintos medios impresos como articulista económica, esto le da la capacidad de redactar con claridad y fluidez ¿Qué ventajas representa lo anterior? Facilidad para la elaboración de discursos, capacidad de síntesis y riqueza de lenguaje.

 Debilidades

El panorama se nubla a esta candidata por las siguientes casualidades: Su condición como mujer e determinante. En México sigue siendo débil la imagen del género femenino en la política.
Vale la pena recalcar que la última candidata presidencial en México, Patricia Mercado, utilizó una campaña cuasiexcluyente, la mayoría de las propuestas iban dirigidas a las mujeres. Lo anterior es una medida suicida porque aleja a un modelo de votante. Internacionalmente las mujeres políticas van ganando cargos de elección popular, el primer caso que se me viene a la mente es el de la presidenta Dilma Rousseff seguido de su similar de Argentina Cristina Fernández.
Josefina Vázquez Mota puede utilizar estos casos para reafirmar que la capacidad política no le es ajena a las mujeres.

 Otra carga negativa es la falta de carisma que propaga a la población Josefina Vázquez Mota, lo anterior se debe a que no es un personaje mediático. No se le recuerda por atraer reflectores. Su aspecto físico no merece mayor opinión.

 La ex diputada mostró una limitada habilidad verbal en el discurso por Internet; se notaba con claridad que leía el guión del promter. Además de que sus gestos y actuación frente a las cámaras dejan mucho que desear. Denotaba nerviosismo, rigidez.

Desde mí perspectiva la mayor debilidad de J.V.M es su trabajo gris por las Secretarías, en la de Educación Pública que ha tenido una inyección cada vez mayor no se vieron grandes progresos en la prueba ENLACE y PISA son deprimentes si se les compara con los resultados mundiales dados por la OECD.
Sobre su mandato en Sedesol, comparto la opinión de la mesa de redacción del portal web “La primera página” que señala que la política de desarrollo social empleada por J.V.M (14) “se convirtió en una exclusivamente asistencialista, y la dependencia fue relegada dentro del gabinete. Se subordinaron los programas sociales a la política económica, lo que dejo a la Sedesol inmóvil e incapaz. El programa oportunidades ayudó a mitigar la pobreza de ciertos sectores de la población, pero dista mucho de ser una solución de fondo al grave problema de pobreza en México. Además, la gestión fue fuertemente criticada por el uso de programas sociales con fines electorales, y por maquillar cifras sobre pobreza, alimentación y vivienda”.

No podemos olvidar que su formación académica no cuenta con algún estudio político.
Lo anterior no es una obligación porque los políticos tienen licenciaturas variables. Encontramos doctores, abogados, economistas, etc. a pesar de esto, la especialización en la ciencia política vuelven a los funcionarios en personajes con conocimiento del phronesis.

Por último encontramos en su tejido social una relación muy apegada con el presidente Felipe Calderón que nunca pudo legitimar su mandato debido a las elecciones tan parejas del 2006 y la inconformidad política que se volvió el monótono discurso de Andrés Manuel López Obrador hasta hace unos días que fue elegido nuevamente como candidato presidencial por parte del Partido de la Revolución Democrática.

 Oportunidades:

La más palpable es que gané la candidatura del PAN para la presidencia por todas las fortalezas ya mencionadas. Como candidata del PAN lleva una distancia que parece irreversible contra sus competidores que se encuentran en un mal momento político: Santiago Creel en la actualidad es senador plurinominal, lleva más de 6 años sin ocupar un cargo por elección popular aunque se ha mantenido políticamente activo.
Su imagen no es la más favorecedora debido al incidente del casino en Monterrey Casino Royale, en el D.F fue él quien entregó licencias para estas casas de apuesta; aunque no sea responsable directo de la masacre participa pasivamente en la apertura de los casinos.
Santiago Creel es recordado por sus tormentosas relaciones amorosas en las que ha procreado a cuatro hijos. Uno de éstos con su amante la actriz de Televisa Edith González.

Y, si hablamos de Ernesto Cordero basta recordar sus comentarios inapropiados. Uno de estos es que las familias mexicanas pueden pagar automóvil, renta y colegiaturas con 6,000 pesos al mes (15).
Uno más es en que México “dejó de ser un país pobre hace mucho tiempo” y, más bien es un país con pobres (16 ). Estos dos comentarios han marcado la carrera política de Ernesto Cordero, ex secretario de Hacienda y Crédito Público.

El voto femenino es la herramienta que más explotable y redituable para J.V.M, primeramente porque es la única mujer que aparece en la lista de presidenciables, por consecuente es una herramienta que sólo ella puede explotar sin parecer una propuesta electorera.
Otro punto a su favor es que sus compañeras de sexo la tienen en buena estima.

Otra variable es que la clase académica -profesores de licenciatura, artistas e intelectuales- están en desacuerdo con el posible regreso del PRI que fue el partido oficial por 71 años. Este paradigma puede ser usado por cualquier candidato del PAN y de otro partido, así que no será una propuesta original pero no deja de ser convincente mostrar los desperfectos de los gobiernos de oposición.

Debido a la popularidad del PRI en las elecciones venideras seremos testigos de campaña de guerra sucia.
Aunque pareciera que es una fórmula reciclada es innegable que el lema “Andrés Manuel López Obrador, un peligro para México” fue determinante en la victoria electoral del PAN en 2006, por lo que no se puede desechar la posible utilización de esta estrategia.
Mantengo los índices de importancia y de nivel de activación con números conservadores porque sigue siendo un supuesto.

Josefina Vázquez Mota es autora del libro “Dios mío, hazme viuda por favor” que no tiene gran relevancia electoral, aunque la publicación de este material ayuda a mantenerla en la esfera pública. Seguramente la editorial mandará a una reimpresión si es que termina por ser la candidata del PAN. Es otro módulo de atención para la ex secretaria de Educación Pública que no puede ser considerada como campaña electoral. Ahí radica su importancia.

J.V.M -y los demás candidatos del PAN- pueden presumir que el debate a través de Internet es una nueva experiencia política en la historia democrática del país.
A esta herramienta se le puede ligar con la propuesta electoral de J.V.M que busca la modernización de la educación en México por medio de tabletas electrónicas.

 Por último quedan las amenazas:

La primera de ellas es la perdida de gobiernos estatales del PAN. En las últimas elecciones el partido oficial no pudo mantener las gobernaturas de Coahuila, Nayarit, Hidalgo y Michoacán.

La segunda es pertenecer al partido oficial.
Tomando en cuenta los resultados de las últimas elecciones podemos racionalizar que los mandatos del PAN han sido un fracaso y por eso se han perdidos las gubernaturas; por lo que Vázquez Mota está obligada a generar un nuevo discurso que rompa con los estados fallidos de su partido sin desvincularse de este.

 No se puede dejar a un lado que los partidos políticos que compiten con el PAN ya definieron a su candidato: por el PRI se encuentra Enrique Peña Nieto y por El PRD AMLO.
Lo anterior elimina incertidumbre a los votantes y puede comenzar a reflexionar los discursos políticos de los personajes citados como lo que son: el candidato de su partido; mientras que, con los unidos al PAN no pueden comenzar a trazar un proyecto de nación porque no tienen asegurada la candidatura.
Lo anterior muestra una imagen de no-unidad hacía el exterior. Y es que en el PRI desertó de la carrera presidencial el sonorense Manlio Fabio Beltrones.
Así mismo, en la bancada del PRD, el jefe de gobierno del D.F., Marcelo Ebrard también desistió a la presidencia.
En estos dos casos se mantiene la unidad en el partido (estrategia que no permite pleitos que el voto destinado al PRD se diluya por distintas opciones de tendencia izquierdista); mientras que el PAN no defina a su candidato -por simples intereses- le será imposible ser un partido unido y por consecuente no habrá apoyo entre el candidato vencedor y los derrotados.


Todos los candidatos se juegan la presidencia con el problema más delicado de la nación: la delincuencia organizada.
La estrategia en contra del crimen organizado instalada por Felipe Calderón tiene el desapruebo del 58% de los encuestados por el portal web eleccion2012.mexico (17); el estadístico anterior es una de las principales causas del debacle del PAN en las elecciones.

El panorama político actual exige a todos los candidatos reformar esta estrategia que es considerada fallida internacionalmente.
Cada uno de ellos debe tener especial cuidado al señalar la fecha en que el Ejército saldrá de las calles.

Las elecciones del 2012 son un volado todavía a pesar de la ventaja que tiene en en estos momentos el PRI; sin embargo, si alguno de los otros partidos políticos ofrece una estrategia contra el crimen organizado que sea atractiva y funcional no dudo que la balanza de comodidad en la que se encuentra el PRI se desmorone y de por vencedor a otro idiosincrasia política.

Fuentes:

1 Datos extraídos de: http://bit.ly/sImLrE
2 http://bit.ly/rrfSNy

3 http://bit.ly/shlGUa
4 http://bit.ly/vY7BxT
5 Op. Cit.
6 http://bit.ly/vYZrf1
7 http://bit.ly/tavFRW
8 Op. Cit.
9 http://bit.ly/tGbShH
10 http://bit.ly/tRFaaA
11 http://twitter.com/#!/josefinavm revisado el 29 de noviembre de 2011 a las 9:25 P.M.
12 http://twitter.com/#!/ernestocordero revisado el 29 de noviembre de 2011 a las 9:27 P.M.
13 http://twitter.com/#!/santiagocreelm revisado el 29 de noviembre de 2011 a las 9:30 P.M.
14 http://bit.ly/tXbYsR
15 http://bit.ly/sKTEvI
16 http://bit.ly/tXd5Jq
17 http://bit.ly/rE8gnY

Alfaguara: “El negocio del libro y su historia”


“De todos los instrumentos del hombre, el más asombroso es, sin duda, el libro. Los demás son extensiones de su cuerpo. El microscopio, el telescopio, son extensiones de su vista; el teléfono es extensión de la voz; luego tenemos el arado y la espada, extensiones del brazo. Pero el libro es otra cosa: el libro es una extensión de la memoria y la imaginación.”-Jorge Luis Borges.

“El hallazgo afortunado de un buen libro puede cambiar el destino de un alma.”-Marcel Proust.

El mundo editorial en México no conoce el tamaño de su propio mercado; es por esto que las casas distribuidoras han comenzado a compartir sus bancos de datos para ir haciendo cálculos aproximados de la dimensión real de los lectores dentro del país.” señala Ramón Córdoba, editor de Alfaguara, que sueña con una metodología que cifre las ventas anuales de libros durante diez años, para evitar la sobreproducción, ahorrar gastos en logística y transporte.

“El futuro de las editoriales está en generar lectores, aumentar el mercado, el mundo de la inteligencia; así el interés por la lectura1 alcanzará a más personas y, como resultado se venderán más libros”, agregó el editor.

Al ser cuestionado sobre la falta del hábito de lectura en México y cifrando estadísticas del 2007 por parte de la Unesco y la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) declaran que México ocupa el lugar 107 de 108 países estudiados en cuanto a hábitos de lectura, Ramón se mantiene escéptico:

“Siempre se ha dicho que México es un país de no-lectores. Sin embargo, voltea a tu alrededor, cuenta la gente que tiene algún material de lectura en la mano dentro de la librería (haciendo cálculos temerarios se puede considerar a un cinco por ciento de la asistencia total).
¿Cuánta gente en el metro no tiene libro?. Nos hemos dejado llevar por los datos, la realidad es otra… sin mencionar que es imposible saber con exactitud cuánto se lee, lo anterior proviene de las ventas”.

 Estos estudios también contemplan que un 40% de los mexicanos jamás han pisado una librería.
Durante la charla comentó que la venta de material fuera de las librerías es cada vez más importante:
“Tiendas de autoservicio como: supermercados, Sanborns, puestos de periódicos, etc. Han incrementado el espacio para los libros, hay mejores en la estantería. Esto se debe a que reporta ganancia”.
Las organizaciones que ejecutan las estadísticas están dejando fuera a puntos de venta importantes, por lo que sus aproximaciones son erróneas.

“Si en México no se leyera -o se comprara libros- la editorial no estuviera en constante crecimiento”.
En 1992 trabajan para Alfagura 12 personas, en la actualidad son 60. La empresa es 5% más grande ahora que en su fundación.
En lo que respecta a la compra de libros y revistas especializadas, el estudio de la ANUIES  (Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior) establece que un 11% de estudiantes universitarios compra materiales bibliográficos frecuentemente y un 46.4% reconoció que casi nunca adquieren libros y revistas para sus estudios2.
Estos datos señalan categóricamente que los estudiantes universitarios mexicanos no son afectos a la compra de libros y revistas para coadyuvar a su óptimo desarrollo académico.

A pesar de esto dentro de la editorial existen las ediciones de Bolsillo, que tienen como consumidores a maestros, estudiantes y lectores habituales que prefieren consumir dos productos en vez de comprar una edición de lujo.
“Alaguara maneja dos ediciones: Trade (formato 14×23 de encuadernación rústica, mayor margen e interlineado) y la versión de bolsillo (papel de menor calidad, producción barata, menos estética dentro del libro).
“Todas las obras cuando son publicadas aparecen en Trade, el autor recibe un 10% de regalías por cada libro. Si se acaba el tiraje puede pasar a la versión de Bolsillo donde el autor recibe 6% de regalías.
En ciertos casos se mantienen las dos ediciones porque cada una tiene mercado”.

El éxito de un libro es un volado. “La peor pesadilla de un editor es dejar ir un título que se vuelve best-seller con la competencia”.

Alfaguara se especializa en la venta de autores latinoamericanos consolidados. Esos que forman parte de la Historia Universal de la la Literatura, tiene un sello juvenil y, ocasionalmente, publica autores europeos o norteamericanos que se vuelven best-sellers como: Stieg-Larsson, Stephenie Mayer, Daniel Glattauer, entre otros.
Todo lo mencionado convierte a Alfagura en la editorial la número uno en ventas.
“Alfaguara no está para invertir; es un negocio consolidado que tiene plaza para dos o tres promesas literarias al año. La agenda está cubierta hasta el 2014. La apuesta por jóvenes talentos proviene del premio de la editorial. Para la elección del ganador primeramente hay tres líneas de bateo que expulsan los manuscritos.
Pensar que el premio foguea a los escritores es una idea bastante cuestionable, ya que, la mayoría de los ganadores ya tienen obra publicada antes de hacerse acreedores del premio.
El ganador de este año fue el colombiano Juan Gabriel Vásquez con la novela “el ruido de las cosas al caer” (lectura recomendable).

Por último, Ramón Córdoba señaló que el ciclo de los libros se puede ver revitalizado con los guiones adaptados de las novelas. Citó como ejemplo el próximo estreno “Agua para elefantes” . Como libro fue mal negocio ya que no se vendió por completo el primer tiraje, pero,  con el próximo estreno los lectores se han vuelto a interesar en ella.
Por esto la editorial se ha puesto de acuerdo con la casa distribuidora y colocarán en el mercado una portada con los actores de la película.

La historia de Alfaguara comienza en 1964 de la mano del escritor Camilo José Cela, ahí publicó alguna de sus obras y de muchos de los escritores de su generación. En 1980 fue adquirida por Grupo Santillana, lo que le entregó una proyección mundial, convirtiéndose en una de las editoriales con gran presencia en Hispanoamérica. Lo que los ha llevado a “fichar” a grandes escritores: Saramago, Fuentes, José Agustín, Martín Moreno. Grandes escritores que pueden darse el lujo de vivir de sus libros3.

Alfaguara se define a sí misma como: editorial con una amplia tradición, avalada por los miles de títulos publicados, por la multitud de éxitos de ventas y por la imagen que le proporcionan los autores de su catálogo, Alfaguara es una de las editoriales en lengua española con identidad y perfiles más definidos. Para muchos lectores españoles e hispanoamericanos, es sinónimo de calidad y garantía de buena literatura.
Desde sus orígenes, Alfaguara mantiene dos líneas de edición principales. De un lado, la que publica la mejor literatura contemporánea escrita en lengua española en ambos lados del Atlántico. De otro, la que da a conocer lo más significativo, renovador y sobresaliente de la literatura en áreas idiomáticas distintas de la española4.

Alfaguara ha sabido aprovechar que pertenece al Grupo Santillana para poderse posicionar como la editorial más fuerte económicamente hablando, también entrega textos de gran calidad. Sus ventas son altas y tienen grandes tirajes que los ponen como el sueño de muchos escritores. Su premio de Novela es el que más dinero entrega en lengua española, y lo han ganado escritores de talla internacional5.
Al Grupo Santillana también pertenecen las siguientes editoriales: Taurus, Aguilar, Suma de Letras, Punto de Lectura y Altea.

Según Ramón Córdoba, la empresa surge con dos empleados y así se mantiene durante ocho o nueva años, son financiados; con la entrada del nuevo milenio la editorial es capaz de no presentar pérdidas, del 2002 en adelante la editorial ha estado en un constante y acelerado crecimiento.

Alfaguara vive una época de oro, la mayoría de sus autores de prestigio siguen vivo o murieron hace poco. Su obra sigue siendo reciente, no ha habido una corriente nueva con el éxito del Boom.
Tienen a Carlos Fuentes, Mario Benedetti, García Márquez, Vargas Llosa, éxitos juveniles y dos o tres promesas que pueden ser o no ser negocio.
Lo preocupante es que estos autores eventualmente morirán y no encuentro quien pueda ocupar esos asientos.
Alfagura presume de ser una editorial elite, el problema será cuando las plumas dejen de escribir y se vea rodeado de escritores que no den para la talla de su propio negocio.

Referencias:

1.-http://bit.ly/uhSzHa

2.-http://bit.ly/v8yoE0 

3.-http://bit.ly/toUZr1 

4.-http://bit.ly/uQSqPI 

5.-http://bit.ly/toUZr1

Es menester despedirse de una vez


“Music when the lights come on
The girl I thought I knew has gone,
And with her, my heart had disappeared…” – The Libertines

 

Hoy te quiero,
mañana no lo sé.
Es menester
despedirse de una vez.

Cintura de bailarina,
me pregunto:
¿En verdad quisiste decir adiós?

¡Dios!
¡Si tan sólo me hubieras condenado a una!
Para no tener que demoler los recuerdos.
Por eso es menester
despedirse de una vez.

Mañana al verte pasar
te preguntaré
si en verdad quisiste decir adiós.

Y antes de que me sea imposible olvidarte
ojalá cambies de respuesta
y digas que puedes quererme,
aunque sea por un momento
por dos,
o tres.

 

Libros: fijación, delirios, y demás peripecia


Mal que nos pese,  todos somos ficciones”- Jorge Volpi.

Me es imposible entrar a una casa desconocida sin fijarme en los libros que habitan en ella. Es una perversión que seguramente descubrí en la biblioteca de mi abuelo cuando era niño. Desde mi perspectiva como infante, en esa pequeña habitación había miles de ellos: religión, historia, literatura española, el Siglo de Oro, literatura universal, la colección Austral. Todos apilados en un orden complejo que sólo el Yayo podía comprender, a fin de cuentas el orden no es lo importante sino el misterio somnoliento de la palabra.
Al entrar a su recoveco me decía a mí mismo: “Todos estos libros son mi abuelo, por eso sabe tantas cosas”.
Pensamiento acertado. Todos comenzamos siendo personas y concluimos como personajes.

Esa esquina se convirtió en lugar de culto debido a la idealización. Por consecuente mi concepto de biblioteca mutó drásticamente, de “local donde se tiene un considerable número de libros ordenados para la lectura” a “la cueva donde se forja el carácter de las personas”.
Desde ese entonces me planteé el objetivo de tener un santuario para mí mismo.
Anhelo que en el futuro algún miembro de mi familia podrá descubrirme mediante las lecturas que haga. Esa idea me cautivo de tal forma que planteo los mismos encantos de neftalina, telarañas, papeles por doquier y el olor de las esporas que tanto dañan a los pulmones.

Es por esto que al entrar en una casa desconocida me fijo en los libros. Se pueden hacer bocetos de los personajes que habitan ahí mismo.
La idea se torna absurda si concluimos que por tener “Crimen y castigo” junto a “Los miserables” estamos hablando de una familia retorcida que es incapaz de seguir los lineamientos estipulados por la autoridad. Sin embargo, se palpa una moral preocupada por el sentir de la sociedad.

Volviendo a los recuerdos literarios, mi padre solía llevarme a la vieja librería Gandhi de Miguel Ángel de Quevedo, en ese entonces no tenía escaleras eléctricas ni sillones, menos la gran colección de libros de arte que se esconde junto al patio.
En ese preciso espacio se encuentra ahora la Gandhi de oportunidades, donde están los libros en oferta. ¡Qué destino tan cruel! El libro termina con diez estampas de promoción, embodegado, encadenado a una oscuridad permanente.
Fin trágico.

Total… en uno de los tantos trayectos que hice como niño a ese lugar tomé un libro de los “Picapiedras”, casi lo terminó de leer mientras mi papá compraba otros con una plusvalía literaria asegurada.
Me senté contra la pared, detrás de un librero móvil. Debió pasar más de media hora pero no lo noté. Cansado de leer salí de mi escondite en su búsqueda.
—¿Me puedo llevar este?— Dije apenado.
Se tardó en contestar, al parecer estuvo como loco tratando de localizarme, inclusive salió a la calle para ver si no estaba ahí; en vez de regañarme se tranquilizó y aceptó que me llevará a los “Picapiedras” más por culpa que por gusto.

Desde hace tiempo mi honorable padre dice que ya no compre libros, o por lo menos que cambien de manos una vez que haya terminado con ellos.
—No hay suficiente espacio— dice él. Siempre hay espacio para más, y, cuando se acabé planeo construir muebles con fondo profundo para categorizarlos.
Verdad es que soy envidioso. Sólo a dos o tres personas se los llegó a prestar, siempre con la misma advertencia: Nada de fluidos que puedan afectarlos, tiene que volver a mí en el mismo estado en el que lo dejé.
Afortunadamente han seguido mis instrucciones y el intercambio sigue latente.
Es desagradable tener que regresar un libro, en parte no estará ahí para recordar el nombre de un personaje o releer dos o tres páginas que nos hayan cautivado anteriormente. Es una sensación tan repugnante como despertar de una operación con un órgano menos. Te despojan de una parte útil de tu ser.
Ya lo dijo Jorge Volpi: “Mal que nos pese todos somos ficciones”, desprenderse de un libro es como dejar atrás a un romance, los personajes se vuelven amigos, y las memorias hacen sangrar a las llagas.

Retomemos la atmósfera de Miguel Ángel de Quevedo, pasos más adelante de Gandhi se localizan una infinidad de librerías de viejo o “cementerios de libros olvidados” como diría Carlos Ruiz Zafón. Lástima que pierden todo la magia y encanto de su narrativa, en estos lugares cometen el acto atroz de vender folletines sobre educación física e higiene personal a la entrada del local, si eso no asusta clientes no sé que lo haga… arriba de ellos hay un letrero con letras rojas en mayúsculas, se lee GRAN PROMOCIÓN.
Nadie en sano juicio compraría uno de esos…
Además, que persona tan inhumana menosprecia a un libro de tal forma, ponerlo en manos de esos cazafortunas podría llevarlo a un trágico final.
Desde mi perspectiva sería mejor que pasará de mano a mano, los libros tienen pinta de memoriosos pero no de pacientes.

Me estoy desviando de la idea original, ¡Ah, si!, ya lo recuerdo: estimado y arduo lector, la intención de estas palabras es que, si algún día tengo el privilegio de visitar su morada, evite miradas inquisitivas o preguntas que por pudor no le pienso contestar.
No tengo la mínima intención de robarme nada, lo peor que podría salir de mí serían teorías de conspiración sobre usted y su sagrada familia a través de los lomos que estén en su casa.
Si piensa que es un acto deshonroso lo anterior, imagínese las críticas a ciegas que podría hacer.  A veces es mejor no darle espacio a la imaginación.

Agradecido y apenado de antemano,
el escritor

Viejas costumbres


“Me muero en esto, oh Dios, en esta guerra
de ir y venir entre ellas por las calles, de no poder amar
trescientas a la vez, porque estoy condenado siempre a una,
a esa una, a esa única que me diste en el viejo paraíso”. – Gonzalo Rojas.


Viejas costumbres

Personajes:
Diana: esposa de Alejandro.
Alejandro: esposo de Diana.

Escena 1

 (La casa se muestra solitaria: muebles tradicionales de tela rayada, mesa de centro, piso de madera, al fondo y esquinado una mesa, sillas, cuadros, librero, comedor, televisión.
Sube gradualmente la luz en el escenario.
Fuertes pasos acercándose. Fuera del escenario se dicen los primeros diálogos).

Diana: Por Dios, Alejandro. Esa historia no te la cree ni la pendeja de tu madre.

Alejandro: Podrías dejar a mi madre fuera de nuestras discusiones por un segundo… sólo te dijo piruja cuando teníamos diecinueve.

Diana: ¿Ahora vas a defenderla?

Alejandro: (suspiro) No se trata de eso…

(Entran actores a cuadro).

Diana: (voltea vigorosamente, lo señala) ¡Entonces qué! Nunca me has dado mi lugar enfrente de ella. Te quedas sin agallas al entrar a su casa, cobarde.

Alejandro: Las dos están locas ¿Por qué no me dan respiro? Si tanto la extrañas toma el coche y regrésate con ella.
Tus gritos me han producido una jaqueca.

(Alejandro se sirve un trago, se dispone a beber pero Diana vuelve a tomar la palabra).

Diana: Llevas tres años haciéndome sentir miserable ¿No te cansas? Estoy harta de esperar, de no sentir, de tus molestas rutinas y tus ronquidos al dormir.
Estoy harta de esta casa sin ventanas, de su color amarillo y el silencio nauseabundo que reposa aquí.

(Alejandro pone los ojos en blanco, se quita los zapatos).

Alejandro: Tú quisiste esperar para que nuestra relación creciera, además el diseño es tuyo…

(Diana se aleja del escenario, sale hacía el comedor. Alejandro mueve la mesa del centro y coloca los pies sobre ella. Ríe en voz baja y toma el periódico.
Ella se queda al borde del escenario y dice:)

Diana: Vete a la chingada.

(Alejandro no contesta).

Diana: Entonces, ¿Qué? ¿Otra noche de televisión?

Alejandro: ¿Ya no estás enojada?

Diana: Contéstame, para ver si me cambio o no.

Alejandro: Con tanto coraje nos vamos a matar. Mejor otro día.

Diana: No voy a estar aquí para siempre.

Alejandro: Siempre lo has estado…

(Cambio de iluminación, actuación de múltiples actividades individuales en las que los dos se puedan vigilar: leen el periódico, toman el café, costura, etc.).

(Luz cálida, atardecer).

Diana: ¿Te preparo algo de cenar?

Alejandro: Nada especial; algo combine con cerveza y gastritis.

Diana (sonríe): Un Pepto Bismol.

(Alejandro deja el periódico, la voltea a ver y sonríe).

Alejandro: Lamento que tengas que ver tanto a mi madre. Son días complicados.

(Se acerca poco a poco, toma su cintura suavemente y besa sus labios. Ella acepta fríamente al inicio y poco a poco se entrega).

Diana: Lamento que esa enfermedad esté acabando con la paz de todos.

Alejandro: Eso no lo podemos decidir nosotros, ni nos incumbe; sin embargo, tú siempre has estado loca.

Diana: Será que lo aprendí de mi familia política.

Alejandro: ¿Otra vez a lo mismo?

Diana: Tú lo trajiste a colación.

Alejandro: Apenas comienzo y me lanzas un balde de agua fría encima: mi madre…

Diana: No es para tanto; anda que me hace falta un revolcón.

Alejandro: Perdimos la magia ¿No es cierto?

Diana: Serán las ganas…

Alejandro: Estamos demasiado viejos para saltar del techo a la cama y de regreso

(Pausa larga)

Alejandro: Tengo hambre.

Diana (lo voltea con indignación): Ya somos dos, pero nunca hay afrodisíacos en el refrigerador .

Alejandro: Será que el sueldo no alcanza para tanto

Diana: O que somos cada vez un poco más avaros.

(Cambio de luces, una vez servida la cena, movimientos acelerados sobre la mesa del comedor).

Alejandro: Me voy a dormir que mañana el jefe llega temprano, ¿Tú qué vas a hacer?

Diana: No lo sé. Ir al parque, pasear un rato.

Alejandro: Lo que sea menos llenar el closet de zapatos.

Diana: Me cansé de tanto hablar, mejor voy a  dar una ducha con agua fría.

Alejandro: No te servirá de nada, los dos estamos condenados a  ser tibios.

Fin de escena 1

*

Escena 2:

(Negro total, simular amanecer. Los actores se arreglan para sus actividades cotidianas).

Diana: Voy a dar un paseo por la calle. Todo lo de ayer fue un malentendido ¿Cierto?

Alejandro: Depende, lo de tu locura es un hecho, sobre nosotros…  ya no distingo el enojo del deseo.

Diana: Quizá sea lo mismo.

Alejandro: Nunca es lo mismo. Si fuera así quisieras golpearme y consumirme a la vez.

Diana: Parto antes de que nos enojemos. Dame un beso, tonto.

Alejandro: Ven por el.

(Diana con una sonrisa en la cara se da la vuelta y antes de salir por un costado del escenario dice):
Diana:
Vete a la chingada.

(Alejandro se vuelve a reír, toma su sombrero y sale por el mismo lado del escenario.
Pausa de un minuto, para mostrar el escenario. Debe lucir cálido a medias, como una casa habitada con un cuarto abandonado).

(Llegan juntos los personajes).

Diana: Sabes, Alejandro, extrañaba eso; alejarnos de la rutina y los intentos fallidos. Fue una buena idea ir por ese helado.

Alejandro: Me sentí joven de nuevo.

Diana: ¿Notaste la mirada de todos?

Alejandro: Sí, un poco… me sentí fuera de lugar. Al parecer está prohibido cortejar a tu esposa después de la boda.

Diana: Hoy la pasé bien. No importa qué piensen los demás. Nos tenemos el uno al otro.

(Suena el teléfono, contesta Alejandro).

Alejandro: ¿Sí? (pausa) Ahh, madre. No, no, dime. Aham… ¿Otra vez?, ¿Estás segura? Vamos para allá. (pausa) Sí, viene conmigo. (pausa) Bueno, lo siento es mi esposa. (pausa) Adiós.

(Alejandro voltea a ver a Diana que comienza a llorar y sale del escenario. Se oscurece el escenario poco a poco, Alejandro entra del mismo lado que Diana).

Diana: Estoy segura que lo hace a propósito; la primera vez que pasamos un rato amigable en años, minutos después tu madre se entera y tiene su quinto infarto este año.

Alejandro: ¿Acaso insinúas qué finge su enfermedad para arruinarnos la vida?

Diana: Claro que no…  (pausa) pero es tan inoportuna.

(Nuevamente Alejandro se acerca a la mesa, sirve un vaso con licor y cuando se dispone a tomar, dice:)

Alejandro: No es correcto el desear el mal a alguien mas.

Diana: Estoy exhausta. Adiós.

Alejandro: Acompáñame a cenar, tan siquiera.

Diana: Ya está todo listo, sólo caliéntalo en el microondas.

(Actores desaparecen de escena mientras el escenario poco a poco se oscurece).

Diana: He dormido tan mal.

Alejandro: Será por tus negras intenciones.

Diana: Seguramente, tuve un sueño tan raro: estábamos los dos aislados en esta casa sin mas que hacer; condenados a la soledad. Como en el cuento de Cortázar, los espíritus nos iban robando el espacio vital, y  de poco en poco se iba acabando el aire entre nosotros.

(Pausa).

Alejandro: Qué raro… yo nunca recuerdo mis sueños; sea para bien o para mal ¡Qué comentario tan desolador! Sin embargo pienso que así es mejor: uno debe vivir esperando lo menos y recibir lo venidero de la mejor forma posible.

Diana: Inspirador, pero falso.

Alejandro: No se puede pedir todo en esta vida.

Diana: ¿Eres feliz?

(Suena un reloj de pared que no aparece en escena).

Diana: Te salvó la campana.

Alejandro: Al parecer, nos vemos en la tarde. ¿Me regalas un beso?

Diana: No te lo mereces…

Alejandro: Está bien, pero luego no te quejes de que regalé mi boca al primer postor.

Diana: Jamás, sólo la educarás para su dueña.

Alejandro: Vete a la chingada.

(Risa de los dos; la pareja se besa y después se separan poco a poco, disfrutan del agónico momento de paz).

Alejandro: Te invito a cenar ¿Te parece?

Diana: Olvidas que tu madre está en el hospital.

Alejandro: Alguien debe de estar cuidándola.

Diana: Eres el único hijo que se preocupa por ella. La odio, pero te necesita.

Alejandro: En serio, merezco un momento contigo.

Diana: Te lo pido.

Alejandro: Simplemente eres imposible… ¡Desde cuándo te preocupas! La has considerado el mayor impedimento de nuestro matrimonio, cuando decido apartarla, la sitúas de nuevo. Eres impredecible.

(Diana trata de hablar pero Alejandro no se lo permite).

Alejandro: No te quiero escuchar…

(Se acerca a la licorera, la sujeta pero le tiembla el pulso demasiado como para servirse un trago. La arrastra nuevamente al piso.
Diana acongojada busca algo que decir, da unos pasos hacía él pero decide alejarse. Tartamudea y se toma la cabeza).

Alejandro: Vuelvo a la hora de cena.

(Sale del escenario con pisadas fuertes y largas).

Fin de escena 2

*

Escena 3

(Alejandro entra sigilosamente a la sala, deja los zapatos en la entrada y camina de puntitas para no despertar a Diana. A medio camino se arrepiente. Se acerca al bar, toma el vaso de escocés que dejó servido, prende el televisor).

(Sonido de noticiero).

(Diana enciende las luces, se le ve agitada).

Diana: ¿Desde cuándo entras a la casa como un ladrón?.

Alejandro: No lo sé, desde que habito con desconocidas.

Diana: Es tarde. Anda, vamos a dormir.

Alejandro: Adelántate, ahora te alcanzo. Quiero estar un rato a solas.

Diana: Hemos estado todo el día distanciados. Déjame ayudarte o por lo menos acompañarte… escucha, no podemos permitir que lo nuestro se desmorone de esta forma. Hemos pasado por cosas más drásticas: recuerdas cuando tu madre nos prohibo que nos viéramos.

(Alejandro apaga el televisor y voltea a verla).

Diana: O cuando a los veintiuno tuvimos el susto del embarazo que no se ha repetido…

(Silencio).

Alejandro: El viaje al mar y luego a la montaña.

(Diana se acerca al sillón).

Diana: La caótica Luna de Miel.

Alejandro: Nuestro primer día en esta casa.

(Ella toma asiento).

Alejandro: El cuarto del fondo que permanece vacío… ¿Por qué no hemos tenido un hijo? A mí, realmente no me importa eso; me falta tu fragancia juvenil al abrazarte… después de tantos años no he vuelto a sentirme igual.
No recuerdo el último momento de sentirte en mis brazos, frotar tus caderas, aspirar tu cabello, rozar mi nariz con tu cuello, deslizar mi boca enfrente de la tuya y no sentirte a ti, sino eso que me provocaste, hace años que no sé lo que siento por ti, porque no te figuras de ninguna forma.
No te extraño, no te siento, no nada; simplemente reposas y resucitas cada dos o tres minutos. Con una mirada, tu sonrisa al amanece, la forma tan tajante para denegar mis besos.

(Se para del sillón).

Alejandro: ¿Será que toda la vida he tratado de permanecer enamorado de la adolescente que eras? De esa persona que dejó de existir en el pasado.

(Da vueltas por el salón).

Alejandro: Dime tú ¿Cómo te olvido? No puedo dejar atrás ese fantasma juvenil de cadera anchas y senos pequeños, cabello lacio y la fragancia que dejabas en mi ropa.

(Diana trata de hablar, pero le es imposible).

Alejandro: ¿Me enseñas a mentir? No sé si fue la edad o perdimos la inocencia conforme superamos los obstáculos.
A pesar de todo, siempre tengo el mismo pensamiento ¿Qué tal si lo mejor está por venir? Cómo desprenderme del pasado…
Sólo sé que estoy condenado a amar eso que fuiste y que nunca volverás a ser.
¿Ahora qué? Dímelo tú. ¿Será que ya lo tengo todo y mi insaciable voracidad siempre me pida más? No lo sé; ¿Realmente eres mía? ¿Me sigues queriendo? Explícame como he de retornar a ese que fui ¡No puedo parar el tiempo! ¡Y mi promesa de amarte de por vida se la llevó el viento como una simple buena intención!.
No, no, no ¿Cómo recuperar el territorio perdido? ¿Cómo asombrarme con tu cadera si la conozco a la perfección? A lo mejor el amor no dura una eternidad; nuestro error es eso: Llevar nuestro amor a los tiempos extras, seguir a pesar de los calambres y la falta de cambios.
Por qué no detenerlos mientras fue exquisito, simple, delicado.
¡Ahora qué! ¡Ahora qué, carajo! ¡Cómo irme! Si estoy atado a algo que ya no existe ¿Cómo romper con tu encanto?

(Diana escucha aterrorizada, comienza a llorar. Alejandro quisiera dejar de hablar pero no puede desconectarse de ese “yo” que sigue liberándose.
Él se toma la cabeza y por fin le da un trago a su bebida que lleva días sobre el mueble del bar. Se le ve más compuesto tras unos cuantos instantes. Retoma su diálogo).

Alejandro: Sabes que es cierto: el amor es una ilusión que dura cinco minutos y, uno pasa toda la eternidad en busca de ese tiempo perdido.

(Silencio).

Diana: Así es, se nos acabó la rebeldía al igual que la juventud. No queda más que escombros en el piso minado ¿Eso es lo qué quieres? Tormentos, prohibición y problemas judiciales.

Piénsalo bien: esta podría ser nuestra época dorada o la resulta de nuestros días de libertinaje.

(Camina hacía el cuarto).

Alejandro: Espera…

(Diana voltea con lentitud).

Diana: Estoy tan harta de ti.  Me voy a dormir.

(Alejandro toma su vaso y contempla la pared hundido en el sillón, Diana sale lentamente del escenario).

(Oscurece el escenario).

Fin de escena 3

*

Escena 4

(Escenario apagado, mantenerlo así lo suficiente como para incomodar a la audiencia. Gradualmente encender las luces nuevamente, simular amanecer).

Diana: Me voy antes de que te vuelva a dar una crisis por la edad.

Alejandro: Lamento todos estos días complejos. Los sustos y los actos de la irresponsable de mi madre; pero, si lo piensas bien, siempre ha sido así. Una lucha interminable contra el monstruo de cabezas cambiantes: la economía, el prefecto de la escuela, tu portero… en fin.
Nuestro amor es guerra; sí, (pausa de reflexión) eso es. Nuestro amor es lucha, tan sólo que cambiaron los enemigos. Nos estamos combatiendo ¿Cierto?.

Diana: Tú te estás matando a ti mismo con esas regresiones. No sé por que lo haces, quieres vivir del recuerdo. Lo nuestro se está desmoronando por el tiempo, por la rutina,  y por la falta de sexo.
Así de simple ¿No te dijeron que el matrimonio es una bomba tiempo? Que, a veces el amor no es suficiente, y las mañas del prójimo son suficientes como para querer desprenderse de las cadenas.
Total, cariño… así es esto. Hay que asesinar tu instintos melancólicos a tiempo, sino correrás por la primera adolescente que te guiñe un ojo y te suelte una mirada lasciva.

(Coloca un pasador en el cabello y se dispone a salir).

Alejandro: Ahora que lo recuerdo te debo una ida a cenar ¿Nos vemos aquí a las nueve?

Diana: Jamás, menos después de lo ayer.
Eres tan impulsivo, tan insensible. Alardeas tu capacidad de amante pero olvidas la sutileza al decir las cosas. Nunca hablaste de nosotros, sino de tu sentir, de tu pesar… egoísta.
¿Pensaste en el daño que hiciste en ambos o el ocurrido en tu imagen abstracta del amor?

Alejandro: No pensaba en nada, estoy tenso. Mi madre se va a morir, no sé cuando pero pronto. Por igual que nosotros, nos estamos matando. Basta de tantos reclamos, ¿Vienes o no?.

Diana: Vete a la chingada.

(Alejandro se voltea dispuesto a salir, da tres pasos. Siente una mano alrededor de la suya).

Diana: Está bien, tú ya lo has dicho:  esto siempre será igual. 

(Cierran la puerta a sus espaldas y suena el teléfono, una una y otra vez).

*

Fin de escena 4.

Fin de la obra.

Foto extraída de: http://alturl.com/oi8d4