¡Eeeehhh, puutooo!


El verdadero peligro de las acciones rutinarias es que, lo que empezó con un motivo en específico: insultar al prójimo, termina, con el paso del tiempo, siendo un sinsentido.

Así defino el grito de <<eeeeh, puto>> que aparece en casi todos los estadios donde juegan equipos mexicanos de futbol, o en su defecto, su representativo nacional, cuando un portero despeja un saque de meta.

Esta acción se remonta a las pasadas eliminatorias para el mundial de Brasil, en el cual el cuadro nacional se calificó de forma milagrosa y en la última instancia.

Ya en suelo carioca, el “simpático” grito llamó la atención de fanáticos, medios de comunicación, y de la misma FIFA que, en un principio, desestimó las alegaciones de que la porra era ofensiva por cuestiones lingüísticas.

Este texto no tiene la intención de castigar a unos o rescatar a otros de la quemazón. Lo que es cierto es que el organismo que rige al balompié nacional tomó cartas en el asunto hasta que recibió una multa por 20 mil dólares. En un acto de iluminación repentina, la FIFA castigó a la Federación Mexicana del Futbol por no hacer nada por evitar este cántico durante el partido que enfrentó al tri contra al Salvador, lo que es cierto es que nadie hizo nada por detenerlo ni en este ni en cualquier otro partido.

Sinónimo o no de homosexualidad, la discusión continuó en nuestro país se enfrentaban los que consideraban como una muestra de folclor o rasgo identitario de los fanáticos de futbol y los que lo consideraban como un rasgo fragante de discriminación.

Sobre este tema, vale la pena destacar que pocos deportistas profesionales han aceptado ser gays. Al igual que en el ejército, sigue siendo un tema tabú. En una actividad tan lucrativa como el futbol, misma que ha sido utilizada en los recientes tiempos como ejemplo de una práctica donde destacan valores universales como la tolerancia, el integrísimo y el pacifismo, este tipo de conductas va en contra de la imagen que quisiera proyectar la FIFA como una institución, además de ir en contra de sus políticas de responsabilidad social.

grito_puto

El futbol no se escapa de la eterna pelea del ser y el deber ser. Por ello la FIFA reviró su postura ante este caso. Así refuerza su lucha contra la discriminación ante la exposición de mensajes homofóbicos, racistas o de cualquier tipo. Sin embargo, quedan algunos pendientes por resolver como la designación de mundiales a países que muestran una abierta y clara inadversión hacia cualquier tipo de población. Este es el caso de Rusia y Qatar ante los homosexuales; aunque, claro, esta decisión afectaría directamente a sus arcas monetarias. Lo que nos nos remite nuevamente al dilema ético del ser y deber ser.

Mientas unos reaccionan tarde ante las ofensas, otros se ocupan hasta que les llegan a la billetera, y cuando el público no contesta correctamente ante el llamado de los futbolistas todos demuestran una desconexión emocional y un compromiso nulo por las causas ajenas o propias. Esperemos, por el bien de todos, que los seguidores del futbol piensen por sí mismos y dejen de hacerlo.

Hablamos de una expresión que no denota mas que estupidez, ya que su efectividad es nula. Podría justificarlo si este habría provocado que algún portero haya despejado de mala forma o haya servido para que ocurriese un autogol, pero no. Nada sucede después de que la borregada grita <<eehh…, puuutooo>>.

Blatter_sudafricanos_han_hecho_posible

Anuncios