Los amorosos


Renuncié al amor antes de saber lo que era, porque Joshua me demostró con alegatos judiciales que el amor sólo es un cuento que sirve para entretener a las criadas”.- Juan José Arreola

Los amorosos siempre tienen sed y le rehuye al amor como si fuese un monstruo. Porque posee demasiados dientes afilados, mala memoria y coloca esclavas en los pies.
El amor es escape y encierro; risa y enojo.

Los amorosos se vendan los ojos y luchan por ser desleales en vez de infieles. Tratan de encontrarse en los demás ¡Cómo si eso pudiera llegar a complementarlos! Lo único que encuentran fuera de su ser son los pedazos de integridad que han abandonado en cada experiencia y fallo.
El amor es nuestro reflejo en pupilas distantes.

Los amorosos han perdido la batalla antes del primer balazo. Y es que, desde el momento en que nuestro ser queda preñado de la sonrisa de alguien más, se crea un lazo indestructible.
El amor es un discurso argumentativo.

Los amorosos en el frente de batalla en vez de agredir al extranjero prefieren abrir la frontera; derrumban los muros. Permiten ser saqueados cada vez que el enemigo tenga una sonrisa pizpireta; largas pestañas o lunares peculiares (agréguese cualquier ejemplo que considere necesario).
Amar es renunciar a la fuerza.

Los amorosos son adictos, borrachos y melancólicos, más por naturaleza que por definición. El amor es sustancia; trago amargo y ruborizante que revitaliza el ánimo o carboniza la dignidad.
El amor es como una jaula o como un valle exótico. Todo depende del cristal con que se mire.

Los amorosos son débiles e introvertidos y le temen a la dolorosa verdad; a lo mejor, el sentimiento no es correspondido. Por eso prefieren divagar entre rosas, poesía y metáfora. Lo que sea para convertir el hecho en ambigüedad.
El amor se parece a la adicción.
El amor un sentimiento contranatura, que condena a dos desconocidos a una dependencia mezquina e insalubre, tanto más efímera cuanto más intensa.

Los amorosos pudieron comprender el concepto <<sed>> hasta que bebieron de la claridad de sus aguas.
El amor no es un valle exótico; ni una jaula de metal; el amor es como un desierto y todos sufrimos una infinita sed de amar.
Amar es dar lo que no se tiene a alguien que no lo quiere.

Los amorosos son ilusos que tratan de abrazar su sombra.
El amor es enfermedad y ceniza; es vida y fulgor.
Amar es el anhelo de abrazar a una persona con fuerza y estar en el mismo lugar que ella. El deseo de abrazarla dejando fuera al mundo entero. La nostalgia del alma de encontrar un refugio seguro.

Anuncios

3 comentarios el “Los amorosos

  1. javivi dice:

    toñito hasta parece que me lo escribiste a mi, dice absolutamente todo lo que pienso que es el amor. solo te falto el amor es combatir, el amor es sufrimiento en pocas palabras el amor es una puta ilusion de mierda

  2. barro dice:

    Amar es el anhelo de abrazar a una persona con fuerza y estar en el mismo lugar que ella. El deseo de abrazarla dejando fuera al mundo entero. La nostalgia del alma de encontrar un refugio seguro
    texto de Orham Pahmuk
    del libro
    La vida nueva
    ediciones debolsillo

  3. Javier dice:

    La negra esperanza envilece mis sentimientos.

    Ellos, quienes ellos, son Los amorosos. “Los Amorosos” a punto de dejar de vivir, lleno de pausas, de comprensión y melancolía, platica. Son personas que se aferran a la vida. Los recuerdos vividos que nos entrega la vida en pequeños paquetes solemnes de furor esplendor que compartimos con la familia, son las fiesta inmemorables que nos dan felicidad uniendo la vida y trayendo la paz, los hijo e hijos de los hijos, que con tiernos juegos nos narran la vida.

    El amor, la pación, el celo, la felicidad. Los recuerdos del narrador, es la figura de un abuelo que cuenta a sus nietos las anécdotas de sucesos ocurridos en diferentes décadas. Es ver crecer a los niños educándoles con moral, ética y cordial amistad que su meta es estudiar para cumplir objetivos definidos para gozar de felicidad.

    Tienen serpientes en lugar de brazos, los problemas que tenemos que resolver durante toda la vida nos entregan experiencia y sabiduría. Mientras nos emborrachamos como briagos vampiros en la oscuridad esperando a la llorona para despejar los mareos con brava y singular velocidad.

    Somos locos porque están solos, solos, solos, entregándose, dándose a cada rato, llorando porque no salvan al amor. Porque la única culpable es la mujer que solitaria espera para dar de comer, mientras sus pequeños hambrientos con suave y cálida voz se esconden dentro de los pasajes secretos para que no le encuentre toda la necesidad. No es una travesura es su estomago que pide lo necesario para vivir.

    Esperando la tranquilidad de la noche rezando todos los días es una agonía esperando la melancolía que se termina la vida en oración, con gran temor pues no nos enseñan morir nos pasan ideas en la mente durante las oscuras noches hasta que logramos entender y podemos ceder.

    Llenos de ira con cálida voz y estruendos ruidos que acompañan la lluvia inundando los sentidos vemos moverse desgarrando todo, nos arrastra inutilizando las garras de Satanás siento que he perdido la vida.

    Buenas muchos saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s