Desenmascarando a Goethe/Análisis de “Werther”


“Adiós. No veo para esta miserable vida más fin que la muerte”- J.W. Goethe

La novela epistolar de “Werther” del autor alemán Johann Wolfgang von Goethe, fue publicada en 1774, sin embargo, para los académicos de las letras con su publicación comienza a el movimiento del romanticismo, que es el tipo de literatura predominante del siglo XIX.

El romanticismo adoptó de Goethe ciertos elementos, para la creación literaria, por ejemplo: se destaca la importancia del sentimiento y la imaginación poética, en su contexto histórico, las publicaciones exaltaban al pensamiento lógico y racional; como consecuencia, la literatura no asimilaba la libertad emotiva del individuo. Haciendo de la imaginación una herramienta pobre de los narradores. Cosa que no afectó  a Victor Hugo, George Sand o Lord, Byron, por citar a algunos, que siguieron sus pasos, escritores que hoy en día son leyendas.

La emoción sobre la lógica está indudablemente presente en todo el texto. El protagonista no actúa con lógica ante la situación, que sería aquella que le proporcionaría la razón. En vez de asumir los hechos o buscar una solución lógica, se deja vencer por la emoción de melancolía y sufrimiento, que le lleva a un final igual de bello que de trágico.
También en la obra se exalta la belleza de la naturaleza, que es un lugar común de los románticos usado para exaltar la melancolía de los tiempos sin la Revolución Industrial, que afectó al ritmo de vida de ese entonces.

Fue reutilizada la metáfora shakesperiana de que el clima es un presagio inevitable del destino, Goethe la utiliza en sus primeras páginas, en la escena del baile donde conoce a Carlota: “El baile no había aún terminado cuando los relámpagos que hacía tiempo habíamos visto iluminaban el horizonte y que yo había achacado a efectos del calor, fueron haciéndose cada vez más grandes y los truenos sofocaron la música”.

En las mayoría de los géneros literarios , en que, en el siglo XIX, el tema central es el amor, el personaje principal se vuelve un ser corriente, ligado al pueblo. Goethe rompe con  el prototipo de ser un hombre de gran coraje que se exhibe en distintas aventuras.
Goethe hace de Werther, un personaje del llano que tiene preocupaciones y delirios como los tendrían la población en general. ¿En qué sirve este cambio drástico en los personajes dentro de la literatura? Simple, el lector se ve reflejado en los personajes, haciendo de la lectura un ejercicio más intenso.

Werther” para la desgracia de su creador, fue una de sus decepciones amorosas de la juventud. Goethe, en 1772, terminó sus estudios legales y comenzó a trabajar para la Cámara Imperial del Sacro Imperio Romano Germánico en Weizar, ahí tuvo la fortuna o el infortunio -que cada lector juzgue este accidente- de conocer a la joven Charlotte Buff, y a su prometido Johann Christian Kestner; el escritor se enamoró profunda e instantáneamente de esta mujer; Goethe, tras un intento galante fue rechazado; sin embargo, pudo entablar una amistad con Charlotte, que, de forma honesta aceptó que no había esperanza entre los dos.
Esta despedida se llevó a cabo un 11 de septiembre, el mismo día que Werther escribió en  su correspondencia con Guillermo que daba por muerto su amor.

Otra paralelo es que Charlotte Buff, era la hija de un oficial y tenía muchos hermanos (cosa totalmente apegada a la novela), el autor no duda en repetir su propio cumpleaños con el Werther dentro de la novela, los dos vinieron a este mundo un 28 de agosto.
Dos años después de conocer a su amada fue escrita esta obra; desde mi perspectiva, Goethe fue valiente al publicarla, ya que quedaba expuesto ante el mundo entero al contar esta historia; literalmente está contando sus vergüenzas amorosas a sus lectores.  Goethe tuvo un disgusto con este libro, llegando a escribir que no podría haber sido visitado por un fantasma más vengativo aún cuando Werther hubiera sido un hermano al que hubiera matado. De todas formas, Goethe reconoció el gran impacto personal y emocional que Las desventuras del joven Werther tenía en los jóvenes enamorados y deprimidos. En 1821, le comentó a su secretario que «Debe de ser malo, si no todos tienen un momento en su vida en el que sientan que Werther fue escrito solo para ellos».
Es bastante claro que los académicos no tuvieron que esforzarse demasiado para desenterrar al Goethe que se escondía en el seudónimo de Werther.

Lo trágico de la historia en “Werther”, también conocida como: “Las desventuras del joven Werther” , en muchas ediciones se utilizan sinónimos de desventuras para nombrar al libro, también se le conoce como las “Cuitas del joven Werther”, proviene de un amigo del autor, de nombre Jersualem que, su amor al ser rechazado se suicida con pistolas prestadas.

Como anécdota se puede agregar que Goethe mencionó que su sufrimiento juvenil fue la parte sublime para la creación de su novela, la misma que ocasionó un fenómeno llamado la fiebre de Werther, en la cual, jóvenes enamoradizos y depresivos de Europa adoptaron la vestimenta del personaje para, después arrebatarse la vida; supuestamente está obra arrastró a dos mil lectores a la muerte.

Se debe considerar que “Werther” fue leída en periodo de entre guerras, lo que aumenta  notoriamente la sensibilidad de la población en general.
En la novela, al suicidio se le interpreta como una forma de liberación; el hombre, mediante este acto, se libera de todas sus penas y frustraciones que oprimen a los corazones sensibles y a las almas torturadas por los fracasos humanos. Werther, al no poder alcanzar la felicidad al lado de Carlota, la alcanza quitándose la vida, esperando encontrarla en el divino mas allá.  Desechando la idea de cobardía frente a los problemas de la vida, como observamos en la carta del 12 de agosto, cuando Alberto y Werther mantienen una interesante discusión sobre el tema, y el joven declara el suicidio como un acto de valor y valentía.

En esta discusión, Alberto (esposo de Carlota) le dice a Wether:

¡Siempre extravagente!—. Todo lo aumentas y esta vez llevas el humor al extremo de comparar con las grandes acciones el suicidio, que es de lo que se trata, y que sólo debe mirarse como una debilidad humana; porque con toda certeza es más fácil morir que soportar sin descanso un vida llena de amargura.

A lo que unas cuántas páginas después, Werther contesta:

—(…)Ésta es la historia de muchos. ¡Ah! ¿No es éste el mismo caso de una enfermedad? La naturaleza no encuentra ningún medio para salir del laberinto de fuerzas encontradas que la agitan y es necesaria la muerte—.

A partir de estos ejemplos se alcanzan a observar ciertos rasgos de la personalidad de Werther, un joven apuesto, apasionado, inconstante, fatalista, poco egocentrista, contradictorio a las críticas hechas a la sociedad, ya que, es un aristócrata que ataca la pereza de su clase. A través de las páginas se va descubriendo cómo las acciones externas le afectan de más, ya sea en la educación dada a los menores, la tala de los árboles en una aldea, hacen en sus cartas a este mundo un lugar despiadado donde vivir; lo único rescatable era el amor, y al ser rechazado, su halo de felicidad se vuelve cada vez más tenue. Inclusive, esta situación puede desatar pereza en el lector, pero en el momento que comienza el segundo libro. La debacle emocional de Werther es tan dolorosa tanto para él como para el lector, que aquéllas páginas, en las cuáles, es descrito se vuelven una joya.

Por otro lado, la alta carga de romanticismo hace que el lector pasé de la emoción amorosa al despecho y la melancolía con tan sólo girar una página, haciendo de la lectura un acto apasionado, en el cuál, podemosgritarle” a Werther que abra los ojos, que ese amor será imposible, sin embargo, la vena ese amor vuelve cómplice al lector, al igual que a Carlota, que nunca tuvo las agallas de terminar con esa relación.

Volviendo al suicidio, conforme se vuelve más imposible la relación entre Carlota y Werther, con mayor efusividad vienen a la cabeza los pensamientos suicidas; inclusive, el autor, llega a comentar un inicio de adicción al alcohol por parte del joven, que desesperado encuentra refugio escribiéndole a su amigo mientras que deglute el trago amargo con vino:

Carlota ha reprobado mis excesos… ¡Pero con qué tierno interés! ¡Mis excesos! Porque después de tomar un vaso de vino, sigo algunas veces bebiendo hasta terminar con una botella…

Este mínimo detalle le da verosimilitud al personaje,  ya que, sumido en depresión, el alcohol abre las puertas a los sentimientos, haciendo que el estado ánimo se reanime por un instante, para después azotarnos con la triste realidad de que Werther ama a una mujer que está casada con alguien más.

Las ideas suicidas vuelven cuándo fue relegado de una tertulia, las críticas de los asistentes hacía él lo acongojan de tal modo que escribe lo siguiente:

Quisiera que alguno de ellos tuviera el valor de pronunciar una palabra delante mí, para atravesarle parte por parte con mi espada. ¡Ah! Más de 100 veces he tomado un cuchillo para acabar con mi asfixia. Dicen que hay una noble raza de caballos que enardecidos y cansados al extremo, se muerden por instinto una vena para respirar con más facilidad. Muchas veces estoy en este caso; querría abrirme una vena que me diera libertad infinita.”

Goethe demuestra la fragilidad de su personaje cada vez que puede, y éste, en su afán insaciable de amar al prójimo siempre sale lastimado; tan sólo encuentra auxilio con Guillermo, al inicio cuándo asume una falsa amistad con Alberto, y con los hermanos pequeños de Carlota que adoró desde un inicio debido a su inocencia infantil.

El suicidio para Goethe, concuerda con la idea del romanticismo de que, el amor únicamente es posible en la vida después de la muerte. En este mundo los intereses sociales y económicos,  que ven su máximo esplendor en el matrimonio, no permiten que el amor fluye naturalmente entre los individuos, por eso, el amor es alcanzable en otra muerte, donde realmente “se puede llegar a ser libre”.

Valorizando la obra, “Werther” es considerado un clásico y debe seguir siéndolo. Ya que, muestra el espíritu enciclopedista que rige al siglo venidero; por otra parte, la pluma de J. W. Goethe, muestra y exprime el dolor de sus personajes a su máxima potencia, haciendo de sus propias acciones un martirio que irán arrastrando hasta el fin de sus días.

Mi experiencia como lector dice que no es un libro sencillo; la psicología de Werther, llega a ser tan contradictoria que desorienta. Si se busca un libro relajado, no es una opción; sin embargo, para aquéllos lectores que ya han experimentado con textos psicológicos, podrán apreciar detalles enriquecedores en cada una de las letras con remitente a Guillermo.

Como conclusión, la historia del amor imposible de Werther, le muestra al hombre como los sentimientos pueden y ofuscan la claridad del pensamiento, volviendo a la vida una experiencia mucho más enriquecedora que aquélla regida por la lógica y la exactitud científica.
Goethe proyectó las inquietudes de su época: exagerando las sensaciones a tal punto que se convierten en una angustia vital, propone una comunión con la naturaleza, lo que desencadeno en una moda urbana de vestidos campiranos, el surgimiento de una afición hacía  el campo y la jardinería.
Este libro además contiene un valor histórico, ya que, la ideología del revolucionario francés en 1789 que entregó su vida en la Toma de la Bastilla o en cualquier otra batalla, fue exaltado por la visión paradigmática de Goethe, y los enciclopedistas de la época.
Libertad, Equidad y Fraternidad” , el primer y tercer ideal de la Revolución Francesa, se pueden encontrar en esta novela de 167 páginas, distribuida por más de tres editoriales.

Goethe, según Andy Warhol

Anuncios

Un comentario el “Desenmascarando a Goethe/Análisis de “Werther”

  1. Alejandro Giménez dice:

    Me dieron ganas de leer la novela, gracias por publicar este trabajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s