El arte del engaño


“Quiénes eran más libres: los que se van aceptando su derrota, o los que insisten en quedarse para ser vencidos?”– Andrés Neuman.

Martes seis y media de la mañana, brinca el despertador con singular alegría. Debe de ser el único objeto capaz de alegrarse de la luminosidad proveniente del sol. Había sido una noche intensa, de pocas palabras. El estable matrimonio entre Sofía y Fernando se mantiene unido gracias a las numerosas aventuras que mantienen los implicados a sus espaldas.
Ayer, los dos pernoctaron tarde entre el olor al coñac y los besos culposos. Llovía con intensidad; ninguno de los dos cerró el ojo por miedo al reproche ajeno. Desde siempre los dos han tenido un carácter fuerte, era mejor no despertar a la bestia.

Trataban de evitar la siguiente discusión:

—¿Por qué has llegado tan tarde? ¿De quién es el perfume que se impregna a éstas sábanas? ¿Por qué tienes los labios destrozados?— Todo estas ideas consumadas en el lecho conyugal parecen un laberinto interminable para encontrar la distinción que existen entre el romance y la pasión.

El campaneo del despertador seguía replicando. Diez minutos después de lo estipulado Sofía decide tomar un baño. Sus ojos descansaron al sentir el vapor del agua, mientras enjabonaba su ligero cuerpo recordó las caricias de ayer. Inevitablemente sonrío ante el placer que produce la mentira.

Todas las mujeres, inclusive las casadas; siempre procuran tener una opción de más, se ven dictaminadas por un instinto de protección: no deben quedar perdidas en medio de la deriva ¿Son víctimas de la imposición monogámica que limita su dulce y coqueto temperamento, o tan sólo le tienen pánico a la soledad?

Sofía desde la infancia había soñado con casarse y tener una familia, idea póstuma de feminidad y cuentos de princesas; hallar el amor, vivir de el, para el, y, al final, morir de forma sincronizada en los brazos del otro.
Conforme los años transcurrieron aquella idea fue perdiendo su vigor. Los estereotipos sociales van formando arrogancia y desagrado. De qué le sirve la honradez y el pudor en un mundo plagado de despilfarre.

Conoció a Fernando en alguna reunión, tras encontrar a varios amigos en común comenzaron a salir constantemente. Llegó el momento en que, para ella no había otros hombres; sólo aquél con ojos profundos que denotaban una inteligencia superior. En su trato hallaba una corteza de agresividad al hablar, su temperamento se fue edulcorando conforme las situaciones le fueran permitiendo ser el mismo.
Su delgada boca, al igual que las demás facciones, le daba un aire de solitario intelectual.

“Era un hombre de otra época. Sino lo conociera diría que toca el piano por horas y vive encerrado entre la fantasía de personajes de tinta, en vez de hacerse partícipe de las suyas mismas”. Decía para sus adentros Sofía.

Aquella forma distante escupía comentarios desatinados que fungían de la rebeldía juvenil hacía lo establecido. En esas épocas estudiaba derecho -cargaba contra el sistema y el capitalismo- como lo hacíamos todos en esos calurosos años en que el África comenzaba a escribir su propia historia.

No necesitaron de más, después de un romance de dos años pidió su mano el día que cumplía años. La propuesta tuvo efectos frenéticos entre los invitados. Tras un beso sellaron el matrimonio, al año y medio comenzaban una vida adúltera porque el sueño infantil había cesado. No entendieron que el amor madura: que no es necesario estar juntos, ni mucho menos encima del otro para entender el cariño que radiaba entre las personas.
De la misma forma, Fernando en compañía de sus amigos, encontraba en los burdeles cuerpos más ágiles y complacientes que los que habitaban en la calle de Villa Lorena, donde vivían con gastos reducidos, él y su adorada esposa.

Después de adorarse, deleitarse con infinidad de helados, y pasar del sillón al piso y del piso a la cama, llegó el momento en que la caricia fue sistematizada, los versos repetidos y las risas cerca del oído empezaron a ser fingidas.

El tiempo en pareja se fue reduciendo dejando demasiado tiempo a la imaginación. Al quitarse las manos de encima, comenzaron a desear otros cuerpos. Es válido. El alma necesita pocas cosas, el cuerpo muchas.

*

Desde una mirada ajena comprendieron el encanto del adulterio; cayeron en la tentación del engaño. Su relación empezó a tejarse en medio de verdades a medio saberse, inventaban eventos sociales para exculparse de la necesidad de estar juntos  hasta que el reencuentro fuera inevitable.

Por otra parte, la prudencia no era partidaria de ninguno de los dos bandos. Había llamadas telefónicas, cargos altísimos las tarjetas de crédito en lugares sospechosos, muchas peripecias que tenían causa explicable pero preferían callar para no tener que solucionar la situación que los denigraba por dentro.

En un medio tan activo como el legalista, Sofía conoció a mucha gente: alguno de ellos eran hombres, mejor aún: solteros, también casados y demás variaciones.
De forma indeliberada sus instintos demostraban más de lo que quería, y a través de su cautivadora mirada, salieron a flote sus recónditas intenciones en medio de cócteles empresariales. En los cuales relucía su belleza natural, nunca necesitó maquillaje, pero al usarlo aumentaba la vitalidad de su rostro; resaltaban los matices castaños de sus ojos con un poco de sombras, sus pálidas mejillas ganaban inocencia al ser chapeadas con polvos.

Le fue tan fácil volver a la coquetería juvenil. Tan sólo bastaba levantar el rostro y mantener la mirada para perforar las barreras masculinas. Seducirlos poco a poco, hasta llegar a los cuartos de hotel que sirven como refugio hacía la vitalidad sexual que poco a poco se le escapaba de las manos a su todavía querido Fernando.

La resaca moral era insoportable, después de retirar el maquillaje se acostaba en la cama y comenzaba a llorar de forma desconsolable. Dónde quedó la vitalidad de su amor, la confianza entre los dos. ¿Acaso el amor muere en el matrimonio, o maduró enfrente de ellos y no se pudieron acoplar a los cambios?

Minutos después su esposo arribó a casa. La saludó con indiferencia; se dieron un rutinario beso en los labios. Sofía se aventó a sus brazos, sintió el deseo ardiente de sentirlo cerca de nuevo, recordar sus poesías juveniles y la llama intensa que habitaba en su pecho.

Fernando, exaltado ante la calurosa reacción dijo:

—Ahora, tú ¿Qué te traes?—

—Nada—Contestó su mujer con pena.

Me muero de hambre. Preparamos la cena o pedimos algo; no sé, la verdad no tengo hambre. Le contestaron desde el interior del baño, del cuál no salió en horas.

Fernando ahuyento a su mujer porque desprendía un olor ajeno. Había encontrado a una despistada que le fascinaba. Trabajaba en una esquina olvidada de la ciudad. Era un bar abandonado de puertas enormes. Sus paredes estaban deslavadas por los carteles de conciertos ya sucedidos.

Ahí jugaban él y sus amigos dominó todos los miércoles, el alcohol era barato. No se encontrarían a nadie ahí, tan sólo al enfermizo sujeto que se mantenía en la esquina de siempre. Veía con ojos enfermizos a la muchacha que bailaba, era hermosa pero no lo suficiente como para mantener un asiento reservado.

Nunca supe su nombre, pero aparecía en nuestra mesa en el momento en que el vodka evaporaba sus últimas gotas.Ya era rutina regalarle un trago, tomaba asiento en medio del sofá. Y comenzaba a tocarnos por debajo de la mesa. No todos compraban caricias, bueno, no todos el mismo día.

La plática era absurda, chistes de mal gusto. Ella fingía la risa mientras espiaba al visitante perpetuo al que le dábamos la espalda.
Jamás lo vi entrar al salón oculto entre la barra y los inodoros, ahí era donde el placer nos esperaba por una cantidad no tan despreciable de dinero.
¡Ah el amor tan comprado, tan satisfactorio y vacío!

Fernando sentía pena del trato hacía aquella mujer. “Al menos tiene una clientela limitada, no andaba ofreciendo como puta en cualquier esquina”. Comentaban entre risas a sus acompañantes.

De tantos lugares idénticos donde corre el alcohol y la pasión, los dos se establecieron en aquél lugar, unos a jugar dominó, para después, alegrarse con servicios pasionales. El otro infeliz se había enamorado de alguien que no tiene permitido amar.
Debía ser la iluminación. Aquél efecto en que el tiempo no pasa provoca que las penas paulatinamente se vayan ahogado entre copas.

No pasaban diez minutos sin que alguno de los dos dijera una majadería. Todos estallaban en risas, mientras tanto, el hombre de la esquina nos perforaba con la mirada.

Involuntariamente siempre acaba sentado frente a él. Nunca cruzamos palabra, a lo mucho levanté la copa en señal de brindis. Él, sorprendido contestó el gesto, aquella mujer de ensanchadas caderas se acercó al ingrato, aventó el whisky con desdén y partió hacía nuestra mesa, donde fue recibida entre besos y roces pretenciosos de mi parte.

Llevaba años sin tocar a Sofía y por Dios, aquella mujer tenía cierto encanto. Aunque cerrará los ojos al sentir mi mano fría pasar entre sus piernas, después terminamos exhaustos en la cama oculta del lugar.

La bailarina me decía:

—¿Eres casado?— Tuve que afirmarlo.

Entre risas me contestó:

—Eres un infeliz, yo ya no puedo mirar a los hombres sin sentir algo de repulsión.
Pero me gustaría estar casada, debe de ser difícil, pero vivir entre amoríos debe de ser insoportable para conciliar el sueño. ¿No pelan por esto, o huyen de la realidad como si ninguno de los dos tuvieran una vida adúltera? Ni siquiera disfruto el sexo contigo, tan sólo anhelo llegar a mi casa y descansar con la consciencia tranquila. Los sueños son mi único refugio, la realidad me atormenta. Inclusive, a veces me causo repulsión.
Pero tú, tan joven y apuesto viniendo a este lugar olvidado por Dios para satisfacerte, ¿No piensas en tu mujer?—

El tema comenzaba a molestarme. Qué iba a saber una ramera de amor, me decía para mis adentros. Estaba listo para el segundo round.
La mujer se estiró para alcanzar su vestido. Con sutileza acaricié sus senos y la besé; un instante después alejó sus labios de los míos.

La recosté sobre la cabecera y palpé sus encantos. Cerré los ojos mientras imaginaba a la Sofía de la Facultad, aquella que me amaba con pasión. La que recitaba a Benedetti, me decía que me quería por que éramos pueblo, que si me quería era porque era su amor, su cómplice y todo, y en la calle codo a codo éramos mucho más que dos.

Mantuve los ojos cerrados, me encontré entre caricias desviadas por la lujuria. Recordaba el color miel de sus ojos y el brillo de su piel desnuda cuando le adoraba el sol.
¿Por qué Sofía ya no está junto a mí? Porqué acabe en este estado de desasosiego.

Sofí… te extraño, te necesito.

Entre sudor y lágrimas terminó de complacerme, habíamos pasado media hora hablando. Ella de la melancolía que acompañaba a la soledad, yo, de la rutina y el amor. Al salir, lo primero que escuché fueron los gritos de alarido de mi manada, bajé la cabeza. Me sentí apenado y sucio por mis actos.
Ingerí de un trago mi Vodka Tonic, y salí del lugar. Me topé con un parque en el cual me dispuse a pasar la noche. No me podía presentar después de lo ocurrido ¿Cómo enfrentar la mirada de sus pequeños ojos, después de saciarme con alguien más?

Durante la noche cayó una helada, Fernando volvió al bar del cuál no saldría hasta que el sol no derritiera al frío de su corazón.
Siguió platicando con la Ramera. Le invitó más copas de las prudentes. Citó a Benedetti a los cuatro vientos; el hombre de la esquina me vio con compasión. Me invitó la cuenta, antes de salir. Comentó:

—En éste feliz la gente ya no puede ser feliz, ya no tenemos el permiso de serlo; el amor mató nuestras ilusiones—

Me deseo suerte y le contesté que lo que fuera sería bueno. Azotó la puerta detrás de él, yo seguí contando mi historia amorosa.

Después de tanto años comprendí que seguía amando a Sofía; siempre lo haré, porque tiene facciones finas y labios delgados, mirada profunda, y un corazón candente.
Fernando vio hacía el pasado y no comprendió lo que les había sucedido. Tenían las piezas para ser felices pero no pudieron armar el rompecabezas.

*

—Por Dios, tan sólo déjala. Acepto que soy bella, pero tu esposa merece más— respondía la bailarina, no paró de elogiarse en toda la noche.
Entre trago y trago mi memoria comienza a fallar, se aleja Sofía de mí, y la Ramera me consume…  es como un espectro intermitente, viene y va. La Sucia Prostituta, aquella que no puedo dejar, porque mi corazón no le ama.

“Sofí… si la vida fuera justa no te dejaría en los brazos de alguien más, pero quién soy yo para pedirte amor y fidelidad si yo mismo he caído en la tentación de otra mujer. Una indecente que gana más dinero que nosotros juntos..
Si mi amor fuera tan casto cómo mis acciones, te pudiera hacer feliz, pero soy tan basura que no puedo estar con alguien sin hacerme daño. Y, por consecuencia hacerte daño a ti”.

El noviazgo es fácil, el matrimonio es una rutina de resistencia.Sguieron bebiendo toda la noche.

Desde la perspectiva que he planteado. El engañar a los demás parece una aventura, algo que merece la pena ser contado. Pues, no es así, mientras uno disfruta el otro sufre hasta morir !Oh el amor! Tan cruel y tan encantador, sólo es una ilusión. Pero, sino fuera por ella, el mundo sería un mundo tan desagradable que sería el primero en dejarlo.

El sentimiento de culpa se va perdiendo conforme el engaño se vuelve rutina. Es menester arrastrar aquél dolor fuera del alma para volver al rodeo de la vida con falsas ilusiones. A sonreírle al mundo y mostrar lo que uno no es.
En cada amanecer se volteaban a ver a los ojos. No sentían pena ni eran desdichados, tomaron ese camino por disposición propia; la senda del amor les encaminó a curvas peligrosas. Ya sean de bailarinas o de hombres exitosos, siguieron el camino dejando atrás a los recuerdos, caminaban sobre la avenida de la Soledad.

Tras la aventura, Sofí salió del hotel y paró a un taxi, le preguntó:

—¿A Dónde le llevo?— Le decía con poca emotividad.

—A la soledad,

—Disculpe— Contestó por sorpresa.

—A la calle  Villa Lorena—

Lo que el amor tiene de bello, el adulterio lo tiene excitante.

El automóvil comenzó a avanzar, el viento movía el cabello de Sofía mientras una lágrima se desprendía de sus párpados. Comenzaba a saborear el exquisito sabor de la culpa.
Volvemos a su hogar, ahí comenzó a llorar, como siempre, recordó su juventud y como ingenuamente pensaba que amaría a ese hombre toda la vida. Él no se encontraba en casa.

Sofía arrastraba una estela de dolor que llegaba hasta su cama, La encontró intacta, a menos que fuera una mala noche ninguno de los dos dormía ahí, se impregnaban de recuerdos que causaban pesadillas.
Ríos de lágrimas embocan desde el colchón, la tentación de unos labios ajenos venció a los mieles del amor.

Instantes después apareció Fernando con la camisa doblada hasta los codos. Su corbata daba vergüenza, el saco se detenía de su hombro.
Instintivamente, Sofía brincó a su cuello, buscó sus labios… decirle sin palabras que lo quería, que le perdonará.

Al sentir el impacto de su mujer, Fernando brincó para atrás, de sus ropajes se desprendía el dulce olor a culpa. Había bebido de más, se sintió incómodo y dejó hablar a la boca por si sola.

—Ahora, tú ¿Qué te traes?—

—Nada—Contestó su mujer con pena.

El ruido sonoro proveniente del baño derrumbó al amor. Milenios después se dignó a salir de el. La vio arreglada, como si fueran de fiesta. He pedido comida italiana para cenar.
Fernando no entendía porque tantas atenciones, Sofía rogaba por un trato más digno.

Bajaron las luces hasta que ninguno de los dos pudiera verse los rostros, tan sólo una moribunda vela iluminaba al comedor. Así, perdidos en la oscuridad, les fue más fácil platicar… el negro de la noche ocultaba los nervios.

Después de la segunda botella de vino, Sofía tomó la pierna de su amado y se acercó peligrosamente a sus labios.
Fernando se alejó; todavía no entiende el porque, sería miedo, el disgusto, su interminable carga culposa. También culpó a su olor alcohólico y por la debilidad del temperamento al haber aceptado estar con la Ramera.

Sofía salió con elegancia de la sala. Dejó la puerta emparejada, se introdujo en las sábanas y juró no despertar… ninguno de los dos soportaba la mezquindad del adulterio por más tiempo. Meses después firmaron el divorcio

“Los que aman sólo una vez en su vida son realmente superficiales. Lo que llaman constancia y fidelidad podía llamarse letargia de la costumbre o falta de imaginación”. Después de esta frase de Oscar Wilde, Sofía cerró el libro y durmió en su nuevo departamento como hace años no lo conseguía, en paz…

Anuncios

10 comentarios el “El arte del engaño

  1. rata dice:

    Muy bien antonio una vez as nos vuelvesa sorprender con un escrito de calidad, un tema que provoca disputa y una trama entretenida y melancolica que nos èrmite entrar en una sociedad muy diferente pero al mismo tiempo tan igual a la nuestra.

  2. Arturo Cavazos (piolo) dice:

    ya la habia leido en otro lado,es robada jajaja me gustaba mas la otra fraseee pero no verdad viva la democracia no? exigo voto por voto ehh conversacion por conversacion pero esta bueno jajaja te costo trabajo el orden y me gusto el ultimo parrafo. Estan buenas las demas frases
    P.D. Todos tus personajes toman vodka-tonic,hasta la muerte,queria aclarar que hay variedad de bebidas jaja

    • penellagr dice:

      Deja el Vodka Tonic en paz.

    • Katia dice:

      jajajaja Arturo Cavazos, quien quiera que sea, tiene razón, hay muchas y muy deliciosas bebidas que podrías utilizar, hay además algunas elegantes y sofisticadas que se adapten a tu afán, así que ya cámbiale Fernando o Toño, no sé tus personajes se fusionan contigo y no lo niegues!!!!

      • penellagr dice:

        Katia:
        Tu no bebes para empezar… Sofisticado jajaja un martini o que?? Insisto dejen al vodka tónic en paz. Me ganaron no aparecerá en un rato la magica bebida.

  3. ines dice:

    jaja es cierto, no me había dado cuenta q siempre toman vodka tonic.

  4. Fer R. Amézaga dice:

    conciencia! definitivamente te idolatro haha nah nah! Me encanto!! y tienes razon nadie ama solo una vez! (:

  5. Kathya dice:

    en lo personal no me gusta el vodka.. pero puedo decir qe el vodka tonic es tan vulgar como elegante… adaptable a cualquier personaje.. muestra de la melancolia 😀

  6. Guillermo dice:

    Vaya asunto! si la vida no fuera tan parecida a la ficción, la ficción no tendría chiste, pero sin la ágil pluma de algún dotado la ficción ni siquiera existiría. Está de más el elogio, sabes bien quien eres, y de que eres capaz. Lo que no deja de sorprenderme, y lo tengo que decir, es que a algunos les ha tomado media vida tener algo que decir; y a ti tan solo unos años y unos cuantos puros te han colmado el saco.
    Para mi gusto, le ha faltado nombre a la puta triste, el nombre de alguien lo acerca y lo hace tuyo, pero la construcción que lograste en los personajes es contundente. Te felicito!

  7. Emma Gayou dice:

    Toñito! De verdad que me encanta todo lo que escribes. Sabes que te quiero mucho y que acá tienes una fan con quien compartir lo que escribas ok? Te quiero mucho! BTW Ya te quiero ver ehh! Ya vienen vacas y ya no habrá excusaaas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s