Capítulo 9.


Daniel curiosamente iba acompañado hacía el camino del bar; recordaba las enredaderas y los balcones de los pequeños edificios, el parque y sus fuentes. La única diferencia es que una mujer caminaba a la par.
A la lejanía ya se observaban las puertas, en las cuales, descansaban letreros que no auguraban buenos indicios.
Unos pasos más adelante sus miradas se encontraron como rocío hacía el pavimento. El viento les golpeaba con fuerza; avisaba su última presentación en aquella obra dramática.
Las jacarandás se unen al soplo del viento.

Punzante dolor detiene a los implicados. Los amoríos se definen en el rodar de los dados; Laura, tras reconocer a Daniel quedó atónita. No sabía si esperar, lanzarse a sus brazos o resguardarse detrás de su tibio corazón.
Seguían caminando, uno dos pasos les separan de sus labios carmesí. Pocas palabras bastaron para despedirse, no es necesario hablar cuando las intenciones están más que claras.
Daniel, tras años de prometérselo se encargaba de poner fin a sus esperanzas de hacerla suya.
Ojos cristalinos desparramaban lágrimas transparentes al ver como se alejaba en compañía de alguien mas.

“Qué te parece, yo ganó el juego- pensaba para sus adentros. Creíste que podías mantenerme en el hilo de la incertidumbre, atado a tus piernas y tus encantos, embriagado entre tragos, a tus pies como un leal perro.
Pues no, esos días se acabaron; jamás me volverás a ver, y si aparezco en la memoria, ojalá mi recuerdo te molesté. Prefiero el odio que tu compasión.
¿Qué tal?, al final yo no fui el único perdedor. Y, si te extraño sólo tengo que cerrar los ojos, porqué tu baile se mantiene en mi mente como un sutil dolor que me mantiene vivo”.

“Te extrañaré, es cierto, pero ese es el precio de amarte porque aunque esté con alguien más, ella no te puede suplir. Sólo es un pasatiempo para las malas pasadas que me provoque la añoranza.
Si te dejó no es por orgulloso, es la respuesta más sabia que he encontrado para dejar a nuestro amor con un final inconcluso. Es la forma para mantenerlo latente. Esperando al llamado del futuro, le ruego al destino para que nos decida juntar en este parque o en algún otro bar, donde sin duda alguna seguiré llorando por ti.
Lástima, el amor no es justo para las personas ordinarias.
Adiós encanto, y de ahora en adelante ruego por que nadie más sea de tu agrado, para convertirme en digno acreedor de tu belleza, ladrón meticuloso de tu lado más amable, el  último poseedor de tus encantos. Aquél pintor que plasma la belleza de tus irreverentes labios color carmesí”.

 

FIN

Anuncios

5 comentarios el “Capítulo 9.

  1. Katia dice:

    Pero quien lo diría, facebook me trajo hasta aquí. Jamás habría imaginado que tu, Toño, el Toño de la Septién escribe así. Había visto tus notas, pero claro una nota no es para nada una novela. Debo decirte con asombro que me agrado mucho, me recordó a la Santa de Gamboa, pero con aún mayor asombro te confesaré que toda la novela (si, leí los 9 capítulos) me hicieron sentir…simplemente sentir. Felicidades!!!! sigue así.
    pd. ame esta frase: no es necesario conocerse para amar falsamente a alguien(ja! si la hubiera leído antes)

  2. Alejandro Thacker dice:

    Wey empezé a leer el primero. Ahh y luego el segundo… jaja y ya me eché todos, me piqué y me gustó.
    Me late mucho que sea tan poético todo. Hay uno que otro reflejo de ti (no lo niegues).
    Dos detalles:
    En el diálogo de el y ella de mandada a la muy lejos, no sé bien quién dijo que, probablemente le haga falta un: -dijo ella- o un -él respondió- para evitar confusiones y saber qué dice cada personaje.

    Una que otra falta de ortografía, en los acentos especialmente, algunas veces el sentido del verbo varía porque falta o sobra un acento.

    Me gusta que mientras narras haces pequeñas alusiones a otras cosas de la vida, das detalles demás o pensamientos sobre lo que ocurre.
    Repito, me gusta mucho que sea como poética tu forma de escribir y dentro del párrafo final la frase que me hizo sonreír fue: ”ladrón meticuloso de tu lado más amable”. Que original. Felicidades.

  3. Arturo (Piolo) dice:

    nooooooooooo que manera de acabar noooooooooo quede sorprendido otra vez bravo!!! crei que se encontrarian y se volverian a juntar o que nunca se volverian a ver, pero eso… BUENA!

  4. Amelia GRM dice:

    Queridísimo Toño: Guaaaaauuuu!!!! Esta buenísima toda la novela, la descripción es impecable, lo mejor son estas frases estilo Kundera, que están más que extraordinarias, y bueno el final no tiene palabras.En serio Toñaxo, muy bien y muchas felicidades!!

  5. Vaya, eso suena tan sencillo si lo piensas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s