Capítulo 7.


El inmueble había sobrevivido durante la larga época de lluvias. Sólo quedaron restos de papel húmedo adheridos al antiguo cascarón del lugar.
Nadie recuerda al barrio olvidado de pasiones, embrujos y pociones desquiciantes.
Tras retar su amor inevitablemente se vio obligado a seguir su juego, fingir que no se extrañan. Si el amor cura heridas la memoria añora recuerdos; las horas le son eternas encerrada en aquella sucursal del olvido.

El silencio abunda el lugar, unas palabras suyas retruenan en su interior.
—Lárgate y será como una apuesta. Quién sabe, a lo mejor al final, un día cuando ya no me necesites, yo te extrañé—.
En el juego del amor no triunfa el mejor, sino el más perseverante. “He tratado de ahogar las penas, quemar nuestra existencia pero ha pasado tanto tiempo que ya no recuerdo cuándo se fue”.

La noche caía en la ciudad, los automóviles van circulando con prisa tras la hora de salida. Las oficinas se ven vacías, las luces apagadas de los altos rascacielos permiten a la imaginación la existencia de fantasmas que albergan ese lugar de cortes presupuestales.
En fin, cuando las oficinas duermen la sociedad revive. Amigos de antaño se abrazan a la entrada de un restaurante y se disponen a platicar de las bienaventuranzas del mes, mujeres de minifalda aguardan el discreto cambio de luces para huir al motel predilecto, los bares se atiborran de gente que con la ayuda de un vaso liberan el estrés de una vida plana que les aguarda al terminar el fin de semana pero al caer la noche, la libertad del goce vuelve a ellos y hacen de este mundo un lugar agradable donde el lugar no importa si se tiene buena compañía.
Un ejemplo de esto son los ancianos, enfrente del parque donde vive Daniel hay uno de ellos, que sin importar el clima saca a pasear a su San Bernardo, para hacer más explícitos, el perro lo saca a pasear por un rango de media hora aproximadamente.
“El mundo es tan simple para las personas ordinarias” pensaba el vecino mientras se asomaba a través de la cortina, le contestan con un cordial saludo de mano. Mantenía la sonrisa hipócrita, deseaba su tranquilidad; pasearse por la vida sin mayor pena ni gloria, tan sólo irse resbalando en el camino hasta que la muerte lo reciba con los brazos abiertos.
Unas cuantas gotas de lluvia resbalan por el vidrio, la música jazz de su departamento lo acogían a seguir con su escritura. Dejó al perro del vecino en paz, que sin duda alguna era el ser más afortunado de la escena por ser el único en mantener las riendas de su propia existencia.

“Conozco a una mujer, la amo pero ella me detesta” eran las primeras palabras puestas sobre el papel.
Las partituras del papel se fusionaban con la tristeza de la tinta. Se alumbraba de un foco lejano.
Curioso, al escribir uno se puede separar de sus sentimientos y verse así mismo como un personaje y las palabras lo van a escribiendo a uno; la escritura es la respuesta a la mayoría de los problemas, sino da respuestas forja opiniones.
Los rótulos de papel se iban enrollado uno encima del otro, conforme más se escribía iba entiendo las causas de su amor y porqué existía la necesidad de volverla a ver cada día.

“La conocí en un bar de mala muerte, mi amor hacía ella estaba predestinado. Apenas pude retirarme el abrigo cuando la mala música le daba la bienvenida a la barra.
No sé porque recuerdo ese día en específico. Seguramente porque he olvidado todos los demás…”

La noche está estrellada, y tiritan, azules, los astros, a lo lejos. Una infrecuentada musa cierra las pesadas puertas del ya olvidado lugar, el camino de regreso es largo. Miles de veces ha pensado cambiar su apartamento por uno más cercano pero tiene cierta obstinación por las cosas ya obtenidas.

Una fragancia fresca en el aire anuncia la llegada de las lluvias.

“El agua no lo puede empeorar. Él no volverá, de todos modos” decía para sus adentros Laura, mientras azotaba las pesadas puertas del lugar.

Anuncios

Un comentario el “Capítulo 7.

  1. Arturo (Piolo) dice:

    la escritura es la respuesta a la mayoría de los problemas, sino da respuestas forja opiniones. Ooooorale jajajaj va muy bien!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s