Marcel Proust.-


“Así, como aquella alquimia de su enfermedad, una vez que había hecho celos son su amor, se ponía a fabricar cariño y compasión hacía Odette.
Aquella enfermedad que era el amor de Swann se había multiplicado tanto … que había acabado por formar un todo con él, hasta tal punto que no era posible arrancárselo sin destruirlo casi por completo: como se dice en cirugía, su amor era ya inoperable.”-
Marcel Proust.

Un día como hoy, pero hace 87 años, murió uno de los mejores escritores del siglo XX, Marcel Proust.

Nacido en Francia en 1871, tiene orígenes judíos por parte de su madre; ella, alrededor de toda su vida fue el único amor confesable y realmente notorio a través de sus escritos.
Al adentrarse en la lectura, se nota que el  único objetivo es el descubrimiento de la verdad por medio de las vivencias ocurridas y los personajes con los que se relacionó.

Haciendo de “Por el camino de Swann” una novela autobiográfica mezclada con la fantasía para hacer referencias y demostrar el ámbito social de la época. Así mismo, el demostrar las ideas personales de la sexualidad, el amor, el rol vital de las artes y los artistas que fomentaron su activa vida como intelectual desde la infancia.

Con tan sólo nueve años, sufre su primer ataque asmático; enfermedad determinante para entender la aflicción y agonía que sufría Proust como niño cuando su madre le besaba por última vez y debía abandonarlo.
El detestable beso de despedida aparecía cada noche; eternas horas se acercaban, en las cuales el niño acomplejado sufría de la ausencia de cariño vital que le entregaba su paciente madre que no se alejaba de él por el temor a un repentino ataque.

Proust siempre tiene en la cabeza, la necesidad, el anhelo de que alguna mujer lo amara, para  que, de alguna forma, se compensara el lazo afectivo que se había roto con la muerte de su madre (1905).

La figura del padre, figura como un villano; la excesiva sensibilidad de Marcel y el disgusto que sentía porque otro hombre podía convivir con su madre, lo acuñan como un personaje sombrío de físico “incierto”; del cual, únicamente recibe órdenes y castigos.
Fuera de la casa de la abuela – donde se proyecta la mayoría de la novela- se encuentra a otro hombre. A uno más carismático, de una simpleza al querer que no se nota en el ambiente hogareño.

La novela de Proust se ve determinada por un interés mayor hacía los personajes que hacía el paisaje, dejándolo, por así decirlo, en un segundo plano; aunque, sería un error separar la literatura en planos, ya que una complementa al otro.
Las vivencias de los personajes se funden en un ambiente característico: paseos al atardecer, los caminos de la invención y el camino del campanario, la Iglesia…

Curiosamente, Marcel Proust, tiene un hermano, Robert, el cual ni siquiera aparece en la novela, citándose a si mismo -siendo el narrador de la historia- como hijo único del matrimonio.

Robert Proust, estudió Medicina, igual que su padre, y fue un hombre de vigor, deportista y socialmente aceptado; su hermano, todo lo contrario. Vivía con una debilidad de salud, que lo mantenían encerrado en hospitales y en un cuarto con ventanas forradas y galones de café negro para ayudar a que salgan las palabras.

Contrariamente a lo que se puede pensar, los años de esplendor como creador literario, se dan después de la muerte de sus padres.
La depresión y los constantes problemas de salud, encierran en un mundo fantástico situado en el Boulevard Haussman número 102,  a Proust que por medio de la novela tratará de recapitular los sucesos de lo acontecido en su vida y a los que le rodeaban.

La sociedad enjuiciadora y esnobista, de la cual se resignaba a pertenecer con singular desagrado pero ,agradeciendo al mismo tiempo de sus posibilidades económicas para infiltrarse en un mundo intelectual, en el cual, encuentra mayor agrado hacía la posesión material y llenarse de conocimiento vano sobre las artes, en vez, de contemplar la estética de las obras y las emociones que llegan a resaltar.

Marcel encerrando en un mundo de ambigüedades, por un lado sentía repulsión por las personas que le rodean, cortando muchos lazos inconvenientes, como lo hacía Swann al dejar atrás el grupo intelectual de los Verdurin.
Marcel se limitaba a escribir crónicas y a estudiar a la sociedad que le rodeaba mientras agotaba con prontitud la fortuna heredada por su madre.

Su muerte se da en 1922, gracias a una bronquitis evolucionada gracias a los severos problemas de asma; fue enterrado junto a sus familiares en el panteón parisiense Pere- Lachaise.

Proust escribe plasmando la vida, fraguando un cuaderno de vivo recuerdo mientras el asma abrasaba su garganta, dejándola exhausta de un tono rojizo.
Su obra representa el logro más grande de los últimos decenios; dejando un patrimonio de riqueza predominante, un vocabulario interminable para plasmar emociones, paisajes.
El talento sobrenatural de Proust lleva a hacer del olor y el sabor de una Madelina cítrica avainillada, el comienzo de una novela de siete tomos, marcada por las pasiones, el entorno social y el gusto hacía las Bellas Artes, que, al mismo tiempo, se ve delimitado por un tiempo narrativo llevado a la pulcritud, haciendo de cada página un tiempo determinado, en el cual, se plasma el funcionamiento de un termómetro; “ la salamandra de Mercurio”, el terror del beso de despedida, la doble vida de la corriente de Odette.

La predisposición del autor a plasmar sus recuerdos hacen de “ En busca del tiempo perdido” un libro que nos lleva a través de la vida del autor; marcando distancia entre la cálida tierra de Combray de sus recuerdos y los pasajes reales del lugar, los pintorescos cielos al atardecer contrastan contra la fidelidad con la cual plasma en tinta los sucesos de su vida.

La añoranza y la realidad se ven dibujados en el plano de la realidad; absorbiendo las sensaciones de una infancia aterrorizada por la inseguridad hacía si mismo complementada con el complejo de Edipo y la insuficiencia para entablillarse dentro de un grupo social junto a las alegrías otorgadas por la casa de veraneo, el siempre grato recuerdo de su madre, su primer gran amor Gilbertte…

Su búsqueda frenética del entendimiento de su propia vida demuestra a un neurótico con delirios de grandeza, que jamás pudo soportar la pérdida de su madre, incluso, antes de su muerte; creando a un monstruo antisocial con la capacidad de romper cualquier tipo de lazo afectivo. Dejándolo cada vez más solo, acaba encerrando en la meditación y la escritura para entenderse a si mismo y todos los males que lo acojonaban:

“¡Y a mí qué me importa lo que piensen los demás! Me parece grotesco hacer caso a los demás en asuntos de sentimientos. Sentimos para nosotros, no para el público.”- M. Proust.

La idea romántica del amor creada por el autor, y su condición homosexual, lo lleva a la interiorización de los sentimientos y el aleje de la vida pública.

En Proust se recalca al deseo ciego, absurdo, poseso, de la dicha.
a la creación de epopeyas de las cosas menos dichosas, el encontrar belleza donde los demás encuentran imprudencia: “Y en seguida la quise, porque sí, algunas veces para que nos enamoremos de una mujer con que nos mire despectivamente.” – Marcel Proust.

lo lleva por sendas incorrectas en las cuales no se cansa de caer,
un círculo de vileza que lo lleva detrás de relaciones enfermizas codependientes: “En el pasado soñábamos con poseer el corazón de una mujer de la que estábamos enamorados;  más adelante, sentir que poseemos el corazón de una mujer puede bastar para enamorarnos de ella.” – Marcel Proust.;

haciendo a un lado el raciocinio, dejándose llevar por medio de la ceguera y los idealismos adjudicados a terceros: “La mayoría de las personas que conocemos no nos inspiran más que indiferencia, de modo que cuando en un ser depositamos grandes posibilidades de pena o alegría para nuestro corazón, se nos figura que pertenece a otro mundo, se envuelve en poesía, convierte nuestra vida en una gran llanura donde nosotros no apreciamos más que la distancia que de él nos separa.”- Marcel Proust.

La falta de realismo en las relaciones amorosas llevan a Proust a la desolación. El punto más bajo al cual se puede llegar, después de la fantasía, el desasosiego:  “Si me enfado contigo es por tus actos, ésos te los perdono porque te quiero, sino por tu falsía, por esa absurda falsía que empleas en negar cosas que yo sé”- Marcel Proust.“La quería, lamentaba no haber tenido tiempo e inspiración para hacerle daño, para obligarla a que se acordara de mi”- Marcel Proust.

La pasión de la escritura de Proust, crea un desenvolvimiento tal en la historia, que es imposible el verse reflejado entre lo sucedido con Odette y Swann.
El ver el dolor de los demás reflejado ante las palabras de Proust es más que halagador – incluso, en cabeza propia- el psicoanálisis más perturbador, glorioso y lleno de belleza que jamás volveré a encontrar.

Swann, es todo hombre y toda mujer que ha pasado por el sabor agridulce de las mieles del amor, lo voluble del temperamento humano y la debilidad ocasionada por los sentimientos ligados hacía las personas que amamos.
Además, simboliza la entrega total hacía una persona, inclusive, cuando sabe que no es correspondido. Llevándolo a la humillación pública, denigrándose por una persona que estuvo primeramente enamorada de él hasta convertirse en un esclavo del temperamento caprichoso de Odette.
Swann, es un cobarde… atado a una relación enfermiza la cual le lleva por la ruta inadecuada, pero ese no es lo peor en él, lo peor es su falta de voluntad para dejar aquél mal y proseguir con una vida en la cual encontrará un estilo de amor que no condene a su propia persona a vivir un mundo de calvario.

Odette, por su parte, simboliza la frialdad y la banalidad de las sociedades a través del paso del tiempo; el fetichismo hacía lo material, lo voluble de un temperamento mal forjado que únicamente ve por hacía las personas como un objeto-inmueble del cual apoyarse mientras pasa por diversas situaciones que la obligan a buscar el apoyo de un hombre. Al cual, abandona sin honrar con el debido respeto a aquellos desafortunados que han caído enamorados de ella.

Proust es un loco, un esnobista detrás de una máscara de repudio hacía su “supuesta hermandad” que atormentó su existencia por medio de prejuicios; pero Marcel no era igual a ellos, detrás de el supuesto gusto hacía el arte, había una filosofía ligada con el amor y la Estética que los demás no podían compartir por la simple razón de que él iba un paso más adelante que los de su clase.
Dejando atrás el gusto hacía lo material, haciendo de su obra un sinónimo de la palabra grandeza.

Comparándolo con otro autor, el japonés Yasunari Kawabata, es difícil encontrar una sumisión tan deliberada hacía la profanidad de los personajes.
La autioinmersión de Proust dentro de su obra es signo de valentía, porque es romper cualquier tipo de barreras y mostrarse a la sociedad con toda la fuerza para mostrar en el abismo en el cual se encontraba en ese momento y la cual sigue hasta hoy.

El tiempo recobrado de Proust es el súbito encuentro definitivo como persona plasmado en su novela junto a los demás personajes de su invención, que lo único que hacen por él es el complementarlo para hacer de sí un sujeto polifacético, un camaleón que aparece como narrador, como niño, como amante: iluso, desesperado. Agónico personaje heterosexual-homosexual; impulsado por su madre, a explotar los sentimientos hasta el frenesí, creando a un ente  con la capacidad de plasmar y adueñarse de los sentimientos de los demás.
Porque las palabras no son de quien las dice, sino a los que conmueve.

Anuncios

7 comentarios el “Marcel Proust.-

  1. Alejandro Thacker dice:

    Sobre San Judas Tadeo
    Me late como con cierta ironía aclaraste cosas que no percibimos a primera vista del comportamiento en grupo, tambien sobre la verdadera causa de la asistencia a estas procesiones, que no es realmente una fe ilustrada. De The Killers, me impresionó todo lo que se pudo (y pudiste sacar) de esa rola que yo simplemente tarareaba, y como llega a tener un significado existencial, ya interpretada. Me gustó como analizaste todo lo que implica el autor en su obra, y como através de sus escritos( y yo creo otras fuentes) aclaras el perfil psicológico de este personaje. Se me antojo echarme un libro de el para entender mejor todo lo que escribiste, cuál me recomiendas?

  2. penellagr dice:

    Por el camino de Swann

  3. Arturo (piolo) dice:

    que te puedo decir???? Bello!!!!!!!!

  4. KaTONGAS dice:

    Bello escrito, tu redacción lo hace más fácil para leer, y muero por leer “Por el camino de Swann” , Penella, que puedo decirte? Te Admiro.

  5. Arturo (piolo) dice:

    que puedo decirte la gente no lo acepta aun, ya leanlo!!!! lo mejor que haz escrito es lo menos leido, lo que hiciste con mas amor!

  6. Toofan dice:

    How you find ideas for articles, I am always lack of new ideas for articles. Some tips would be great

  7. Arturo Cavazos (piolo) dice:

    Andale nomas llevas dos articulos y ya traes un fan internacional que busca consejos ehh

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s