Análisis de “Los relámpagos de agosto” de Jorge Ibargüengoitia


EL DEJE GRIS DE UNA REVOLUCIÓN INCONCLUSA

 

“Si algo aprendimos en ésta era de dictadores y profetas, carniceros,  y mesías, es que la verdad no existe; fue aniquilada en medio de promesas y  palabras” – Jorge Volpi.

 

Fue la obra ganadora del Premio Casas de las Américas 1964. Se narra la autobiografía apócrifa del General José Guadalupe Arroyo. La intención del autor es delatar las lagunas y consecuencias políticas que quedaron tras la Revolución de 1910; se debe aterrizar a la obra como una Novela de la Revolución Mexicana, que es la opinión del autor acerca del movimiento social más importante en México del Siglo XX. Sus conexiones más cercanas son de autores que comparten la misma nacionalidad y la misma época (en el mundo intelectual se buscaba la creación de una identidad nacional). En conjunto trabajaron: Martín Luis Guzmán con: “La sombra del caudillo”, y “El águila y la serpiente”, Carlos Fuentes con “La Muerte de Artemio Cruz”, Ángeles Masstretta y su “Arráncame la vida”, etc.1

Los relámpagos de agosto” es una parodia de las biografías escritas por los generales mexicanos quienes: “Plasmaron sus memorias para demostrar que solo ellos tenían la razón”. Por citar sólo a algunas podemos encontrar la de Zapata, Orozco, Carranza y Huerta.

Ibargüengoitia, como toda la demás población fue víctima de la tradicional violencia política ejercida por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) durante los setenta años que ejerció en el poder. En la obra recolecta los cabos sueltos que permiten observar la creación del partido político, como las ansías de poder de un clase social-política. En México, después de la revolución, había un número exagerado de militares. Toda la clase política se basaba en hombres armados. Es por esto, que hubo tanta sangre entre sus mismos líderes. Los asesinatos de Villa, Carranza, Obregón, Madero. Son un ejemplo de la falta de pensamiento político-racional. Así mismo, aunque el sistema se hacía llamar democrático. La realidad era otra, los Partidos Políticos anunciaban sus candidatos, y, entre ellos, decidían el futuro político del país por medio de guerras sucias, actos de difamación, asesinatos, etc.

Encontramos un ejemplo dentro del libro:

—¿Pero quién quiere elecciones libres?

Me escandalicé ante tanto descaro y le recordé los postulados sacrosantos de la Revolución. Él me contestó:

—¿Sabes a dónde nos conducirían unas elecciones libres? Al triunfo del señor Obispo. Nosotros, los revolucionarios verdaderos, los que sabemos lo que necesita este México tan querido, seguimos siendo una minoría. Necesitamos un gobierno revolucionario, no elecciones libres. 2

Otro caso importantísimo sería el del protagonista, el General Arroyo, que complica -y casi pierde la vida- por involucrarse en un pleito personal con Pérez H. por el supuesto robo de un reloj al presidente en cuestión, que sería González. Aquellos pequeños casos demuestran la violencia que sacudía al país y la forma tan “ranchera” de solucionarlos.

Los relámpagos de agosto ofrece una carnavalización del periodo postrevolucionario. Donde cada supuesto héroe nacional va robando el patrimonio de la Nación, para la defensa de los ideales que hicieron libres a los círculos del poder, por igual que, a los negocios:

-En este puesto podré colaborar de una manera más efectiva para alcanzar los fines que persigue la Revolución.

“Yo, comprendiendo que tenía que habérmelas con una mujer de negocios, le expliqué lo de que “les hago un vale y nomás que triunfe la Revolución, el Gobierno se encargará de liquidar esta inversión que ustedes hacen, más réditos a razón del cuatro por ciento anual”. Ella no me lo creyó, porque desgraciadamente muchos han sido los que han prometido lo mismo y no lo han cumplido”3

Ibargüengoitia es palpable en su crítica hacia las actitudes oportunistas, ambiciosas, desleales y carentes de liderazgo positivo que causaron la desilusión de los mexicanos y su falta de fe en los ideales revolucionarios.

Es una novela crítica que ofrece al lector un estilo rápido y sencillo, con cortos resúmenes al empezar cada capítulo. La obra en general, plasma elementos básicos del ambiente como la importancia de los ferrocarriles, la desigualdad económica, la falta de participación de la población en el mundo político, etc.

La opinión del autor se deja ver, entre líneas con un humor inteligente, al esquinar a sus personajes en situaciones de alto peligro. En la mayoría de los casos, el pensamiento del personaje demuestra una cosa antagónica a lo que su rol representa. Haciendo de la novela una obra cómica con un mensaje de hipocresía altísimo en la clase gobernadora.

Para Ibargüengoitia, la Revolución Mexicana fue un movimiento sin sentido alguno. La falta de líderes y unión entre ellos; desató un infierno regido por la fuerza y represión militar.

Al concluir la lectura, quedé con un mal sabor de boca. Porque, en la Revolución, no hubo grandes cambios: sí derrocaron a Porfirio y hubo mayor libertad económica, pero la cuestión agraria, continúo siendo un desastre; murieron los ideales y en vez de científicos hubo militares que se vieron privilegiados por el poderío armamentista.

Al final del libro, se retracta la lucha campal entre los sobrevivientes de la Revolución por ejercer el poder, nuestro protagonista sobrevive. Caso curioso. ¿No es cierto qué, los revolucionarios siempre encuentran el mismo final? Ese sería la muerte. Entonces,  asumo que, mi perspectiva y la del autor es la misma: el General Arroyo, no es un revolucionario; y, por consecuente, la Revolución Mexicana, no existió como tal. Tan sólo fue un golpe de Estado por las fuerzas armamentistas, que permitió el crecimiento industrial y comercial en el país.

Los relámpagos de agosto es una obra que merece ser leída, por la aproximación que tiene con la realidad. También, los prototipos de los personajes hacen de una novela un manjar, ya que, cada uno demuestra diferentes características. Los militares cobardes, los oportunistas, aquéllos que no son militares, los sádicos. Entre otros.

La pluma del autor se caracteriza por la simpleza del lenguaje y un ritmo continuo. Dentro del texto hay pocos saltos cronológicos. Uno que otro “Flashback” No cae en exceso de descripciones; da por hecho pláticas entre los personajes -asume que la historia y la psicología de los involucrados está lo suficientemente trabajada, como, para dejar que el lector conecte los espacios entre una acción y la otra-.

Ibargüengoita, maneja en el General Arroyo, como un persona compleja de psicología maniqueísta. No es el revolucionario que ha sufrido de pobreza o represión ni el militar inútil que ha logrado ascensos gracias a sus contactos. Sino un ferviente y contradicho revolucionario, que lucha por su Patria, por su revolución desde un país extranjero, en un medio de absoluta comodidad.

Esta obra merece seguirse leyendo, ya que, muestra una versión no oficial de la historia; inclusive, una más fidedigna con la realidad de la época. Es una pena que no haya dedicado algunas hojas a la situación agraria del país, porque, es una de las lagunas de mayor peso en la historia de México. Sin embargo, en “Los relámpagos de agosto”, encontramos la psicología política de los  militares que rigieron el país hasta el cambio de partido político en el año 2000.

Debe ser leído por los festejos del Centenario de la Revolución que se dan en este año. El autor muestra con un personajes ficticios, los mismos que nos ilustran en los libros texto, otra visión del gran movimiento social mexicano del siglo XX.

Notas:

1.- http://bama.ua.edu/~tatuana/numero3/chilerelleno/vargas.pdf

2.- Ibargüengoitia Jorge, “Los relámpagos de agosto” editorial Joaquín Mortiz, México,D.F, primera edición, 2009. Pp. 17.

3.- opp. cit pp. 4

 

El autor

Portada

About these ads

4 comentarios el “Análisis de “Los relámpagos de agosto” de Jorge Ibargüengoitia

  1. jorge dice:

    Excelente análisis, en serio me encanta como relatas este análisis y como cuentas de lo que trata este libro, pienso que describes muy bien sobre que se trata este libro y plasmas con tus palabras toda una historia. Gracias, espero que te anime este comentario para que sigas escribiendo así.

  2. Gracias enserio acabas de hacer mi tarea

  3. cesarchz dice:

    me cagas andrtes jajajajajaj me la ganaste

  4. yudy dice:

    ORALES KE CHIDO EEEH ME AAYUDASTE EN MY TRABAJO JAJAJAJ

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s